Edición Impresa

Saber retirarse a tiempo

Ricardo Serrano 7/11/2019 03:00

Escucha esta nota aquí

Hasta por la lógica del tiempo es irrefutable la máxima de que “ no hay mayor sabiduría que saber retirarse a tiempo”. 

Ejemplos de obnubilación por la creencia de invencibilidad, o el exceso de confianza, abundan en la historia de grandes batallas. La de Hitler en Stalingrado es un ejemplo. Pero la obnubilación que da el poder es la peor consejera, la que además siempre viene acompañada del corifeo de seguidores y cortesanos que aíslan de la realidad al jefe.

¿Tendría que retirarse Evo Morales? Legalmente no ha perdido las elecciones (no hablamos de legitimidad) y pese a un posible fraude, que pudo inflar su votación, todos reconocían antes que contaba con un 30 % de voto duro; y eso no es poca cosa en cualquier democracia.

Luego para exigir la renuncia por fraude (que es lo que tendría exigibilidad) hay que probarlo; y salvo la querella contra los vocales del TSE, presentado por el Colegio de Abogados de Santa Cruz (que no tiene muchas probabilidades de avanzar con un Ministerio Público y Poder Judicial controlado por el gobierno y ahora sin funcionamiento por el bloqueo de ciudadanos) no hay nada serio para contar.

Por otro lado, la Auditoría de la OEA tiene valederas objeciones a su legalidad, que se resumen en atentados a la que debería ser una independencia del Órgano Electoral y en el haber excluido a las otras partes. Por lo que legalmente no podrá tener un informe para dirimir y sólo servirá para propaganda de una de una de las partes.

Pero las exigencias de renuncia ya no solo es por fraude, sino también por cumplimiento del referéndum del 21F y por el honor en la palabra de Morales, cuando prometió renunciar si se producían muertes en su gobierno. Si fuera por eso ya debió renunciar años atrás. Pero bueno, es tradición en países con democracias débiles que sus gobernantes no sepan conjugar el verbo renunciar en temas de honor.

Entonces ¿debería renunciar o no? . No sé pues. Uno puede desearlo con el alma. Pero ni por correlación de fuerzas se ve obligado. El gobierno de Evo Morales podría usar la estrategia de cansar al enemigo. Al fin de cuentas no se puede mantener el paro por varias semanas. Lo más probable es que estén calculando “meterle nomas”; apoyados en la “legalidad” de su justicia y lo determinado por el TSE . Lo demás lo irán arreglando con procesos judiciales por sedición y atentados a la libertad de trabajo.

Pero ya no es el 2008, cuando pudo conseguir una victoria militar total en Pando y arrinconar a la oposición y al liderazgo de Santa Cruz con el caso Terrorismo. El paro y las movilizaciones son de una magnitud increíble. El paro de Santa Cruz y su influencia en el resto del país seguro que será motivo de estudio en Ciencias Políticas; pero con todas las diferencias de cada capital hay que tomar en cuenta la correlación de fuerzas en cada una, anterior al 21Oct, y el resultado es que se perdió el miedo. Vgr El Beni era feudo de Quintana a niveles de San Román en la época del MNR. O Cochabamba, donde los enfrentamientos del 2008 fueron los más crueles y derivó que hasta su plaza principal, por muchos años, parezca una plaza tomada y lugar de acampada de movimientos sociales del MAS. Resumen: ya nada será lo mismo para el gobierno del MAS.

Evo puede aguantar y quedarse ¿pero para qué?. Aun usando las estratagemas de siempre, ya nada le será fácil. Simplemente Bolivia ya no es la misma. Muchos lugares del país y áreas de gestión serán territorio enemigo. No le alcanzará el dinero para conquistar buena opinión y bonos de lealtad. Sus amigos empresarios del oriente ya no serán tan sumisos y sus movimientos sociales le pedirán más cada vez más. Hasta tendrá que disminuir su “jeta”y maltrato a funcionarios de palacio. Tendrá que hacerse más graciosito. Hasta podría tener que invitar a su jacuzzi a los cooperativistas mineros para que le defiendan.

Y si se quedara, todo será cuestión de tiempo. Los “perdedores”, que son mayoritariamente jóvenes, se podrán ir cobrando con sus amigos. Las redes seguirán intactas y se podrá boicotear negocios y personas. Esos amigos que incluyen a periodistas deberían ser los más interesados en que renuncie. Podrían blanquearse, sino sus servicios los dejarán marcados y comerán todo el tiempo con vergüenza.

Una pena acabar así. Y eso que le faltaría el infierno de los últimos días o el del último día. Mejor es retirarse a tiempo.



Comentarios