Escucha esta nota aquí

A casi nueve meses de la pandemia, Santa Cruz supera la barrera de los 45.000 afectados de coronavirus, en momentos en que la curva epidemiológica ha mostrado señales de un repunte en los casos positivos.

Las autoridades sanitarias instan a no bajar la guardia en las medidas de bioseguridad, considerando que se ha visto aglomeraciones y un relajamiento en el uso del barbijo y en la desinfección frecuente de manos.

El director del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Marcelo Ríos, alertó que diciembre inició con un repunte de los casos positivos, producto de que en las últimas semanas el contagio se hizo más veloz, ya que el crecimiento semanal pasó de 0,3 a 1,3.

Prueba de ello es que solo el miércoles se reportaron 91 casos positivos con pruebas PCR, elevando la cifra acumulada a 45.076. Además, el Sedes reportó 203 positivos en pruebas rápidas. “Nuevamente se han registrado casos en menores de 15 años, lo que hace algunas semanas ya no ocurría”, dijo Ríos.

Asimismo, son más de 40 personas las que están en terapia intensiva, de las cuales más de 30 están acopladas a un respirador y los casos activos (personas con la enfermedad) superan las 880 producto del aumento paulatino de nuevos afectados. En octubre los activos alcanzaban solo a 400, lo que significa que en poco más de un mes se duplicó la cantidad.

“Ante esta subida de casos, esperemos que no estemos viendo la situación complicada que hemos venido anunciando, que es la posibilidad de un repunte ya notorio de Covid-19 a pesar del subregistro que estamos teniendo hace varias semanas. Las medidas de bioseguridad deben continuar, en cualquier momento podemos tener una situación compleja, los nosocomios nos lo están mostrando que la hospitalización está aumentando paulatinamente. Hay que reforzar el control en los lugares de abastecimiento y de distracción, necesitamos cuidarnos todos”, señaló Ríos.

Sobre el barbijo

Por otro lado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió el miércoles 2 de diciembre nuevas recomendaciones sobre el uso de mascarillas protectoras durante la pandemia de Covid-19, que entre otras cosas desaconsejan el uso de aquellas que tienen válvulas, tanto entre el personal sanitario como en la población general. En la nueva guía de recomendaciones se subraya que el usuario de ese tipo de mascarillas podría exhalar aire no lo suficientemente filtrado, por lo que puede contagiar a otras personas si está con el virus.

La OMS recomienda para el público general el uso de mascarillas quirúrgicas y también no médicas (tela), en tiendas, oficinas o escuelas, si no se puede garantizar una distancia física de al menos un metro entre los presentes. Las mascarillas médicas son principalmente recomendadas para grupos de riesgo, como adultos mayores y personas con enfermedades pulmonares crónicas, cáncer, diabetes y problemas cardiovasculares.

Comentarios