Escucha esta nota aquí

El laboratorio de integridad electoral nace con el objetivo de que la población conozca los pormenores de cómo se construye y funciona la base de datos más importante del proceso electoral.

El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, recalcó que el padrón fue valorado por la Organización de Estados Americanos (OEA) tras una auditoría que realizó al registro.

“Los laboratorios están a disposición para que las organizaciones políticas y de la sociedad civil puedan y hagan todas las pruebas para analizar y verificar la consistencia del padrón electoral. Por primera vez, las organizaciones políticas, regionales, sociales y ciudadanía en general, de forma directa, personal y permanente, podrán conocer los pormenores y de forma detalladas de cómo se construye y funciona la base de datos del proceso electoral”, remarcó Romero.

Críticas de la Iglesia

La pasada semana, el presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), Ricardo Centellas, advirtió que en el país “no hay garantías de una elección transparente con el actual padrón electoral”. Esa posición fue ratificada mediante una misiva enviada al presidente del TSE.

En esa misiva, el secretario general de la CEB, Aurelio Pesoa, ratificó la posición de la Iglesia Católica respecto a la necesidad de fortalecer todo el proceso electoral, pero deja en claro que el clero confía en el trabajo que desarrolla el ente electoral.

“El mensaje cuando se refiere a las elecciones nacionales a realizarse el 18 de octubre del presente año, está en un contexto que abarca más allá del padrón electoral y que demanda la necesidad de fortalecer todo el proceso electoral. Nuestra preocupación está centrada en fortalecer la credibilidad de este órgano del Estado para lograr elecciones libres y transparentes”, señala parte de la carta de la Iglesia.

Al respecto, Romero garantizó la transparencia de las elecciones generales del 18 de octubre y aseguró que el 15 de septiembre se conocerá un padrón “saneado” y “confiable”. Además, la autoridad recalcó que la OEA, mediante una auditoría, avaló la integridad del registro de votantes.

Sobre la integridad del padrón, la vicepresidenta del TSE, María Angélica Ruíz, informó que las personas que quieran eliminar de la lista de votantes a familiares fallecidos, lo pueden hacer hasta el 10 de septiembre, que es la fecha en la que se cerrará el padrón. Además, anunció que se cambiaron los criterios para la inhabilitación de ciudadanos de un periodo de diez a cuatro años.

“Ha sido un trabajo que se ha venido desarrollando desde diciembre (del año pasado) y seguimos en esta conformación del padrón electoral, con fuentes verificables, habiendo tomado acciones como el cambio de criterio para la inhabilitación de ciudadanos, de diez años a cuatro. El resultado es de un padrón de 33.000 inhabilitados en la gestión 2019 y hoy tenemos 146.000 personas (inhabilitadas)”, remarcó Ruíz.

El ente electoral comunicó que el padrón totalmente saneado será presentado el 15 de septiembre.