Escucha esta nota aquí

El secretario general de la ONU, António Guterres, advirtió ayer a Estados Unidos y China de una nueva degradación del mundo que ya está al “borde del precipicio”, instándolos al diálogo y “comprensión” en la apertura de la Asamblea General anual de Naciones Unidas.

“Nos enfrentamos a la mayor cascada de crisis de nuestra vida”, advirtió en el discurso de apertura de la Asamblea General de Naciones Unidas.

“Temo que nuestro mundo se dirige hacia dos conjuntos diferentes de reglas económicas, comerciales, financieras y tecnológicas, dos enfoques divergentes en el desarrollo de la inteligencia artificial y finalmente dos estrategias militares y geopolíticas diferentes”, aseguró.

“Es una receta para los problemas. Esto sería mucho menos predecible que la Guerra Fría. Para restaurar la confianza e inspirar la esperanza, se necesita la cooperación”, instó el máximo responsable de la ONU en el foro, ante la presencia de dirigentes mundiales, entre ellos el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que decidieron acudir a Nueva York pese a la pandemia de covid-19.

“Necesitamos dialogar. Necesitamos comprensión. Necesitamos invertir en la prevención, el mantenimiento y la consolidación de la paz. Necesitamos avances en materia de desarme nuclear y en nuestros esfuerzos en la lucha contra el terrorismo. Necesitamos acciones ancladas en el respeto de los derechos humanos”, insistió António Guterres.

En una alusión implícita a Birmania, Malí, Guinea o Sudán, el responsable de la ONU lamentó asistir “asimismo a una explosión de tomas de poder por la fuerza”.

“Los golpes de Estado militares están de regreso”, y “la falta de unidad en el seno de la comunidad internacional no ayuda”, lamentó.

“Las divisiones geopolíticas socavan la cooperación internacional y limitan la capacidad del Consejo de Seguridad a tomar las decisiones necesarias. Al mismo tiempo, sería imposible superar los desafíos económicos y de desarrollo dramáticos mientras las dos grandes economías del mundo están en desacuerdo”, agregó el jefe de la ONU, señalando con el dedo a Pekín y Washington.

António Guterres, que está en el último año de su primer mandato al frente de la ONU y que iniciará su segundo periodo en enero, ya alertó en 2018 sobre la “división” chino-estodounidense, y calificó de “nueva Guerra Fría” al riesgo de un mundo bipolar prisionero de las tensiones entre las dos grandes potencias.

“No a Guerra Fría”, dice Biden

El presidente estadounidense, Joe Biden, aseguró ayer en la ONU que no quiere “una nueva Guerra Fría” con China y defendió su apego a la diplomacia y al multilateralismo en respuesta a los aliados europeos que lo acusan de cabalgar a menudo en solitario.

“No queremos una nueva Guerra Fría o un mundo dividido en bloques rígidos”, dijo el presidente de Estados Unidos en el primer discurso de su mandato en la Asamblea General de la ONU.

No obstante, “Estados Unidos va a participar en la competición y participar con vigor”, advirtió al ofrecer su visión de la confrontación con Pekín, sin nombrar directamente a la potencia rival.

“Con nuestros valores y nuestra fuerza, vamos a defender a nuestros aliados y a nuestros amigos, y nos oponemos a los intentos de países más fuertes de dominar a los más débiles”, remachó.

Biden destacó también la “lucha” por la democracia en Cuba y Venezuela al dirigirse a la Asamblea General de las Naciones Unidas en su primer discurso en esa tribuna anual.

En su cerrada defensa de la democracia y la libertad, Biden aseguró que “el futuro pertenecerá a quienes abrazan la dignidad humana, no a quienes la pisotean”, y condenó “a quienes buscan sofocar a su pueblo con mano de hierro”.

“Los autoritarios del mundo pueden buscar proclamar el fin de la era de la democracia, pero se equivocan”, aseveró Biden.

Los occidentales presionaron en la ONU al nuevo presidente de Irán, Ebrahim Raissi, para que reanude cuanto antes las negociaciones sobre la cuestión nuclear iraní, sin obtener sin embargo ningún compromiso concreto.

En su primera intervención, a través de un video pregrabado, Raissi se mostró favorable a estas negociaciones para salvar el acuerdo de Viena (Jcpoa) de 2015, que supuestamente iba a impedir que Irán adquiriera armas nucleares.

Por su parte, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, aseguró que su administración está en contra del pasaporte sanitario pero “apoya los esfuerzos” de vacunación contra el covid-19.

“Apoyamos la vacunación, sin embargo, nuestro Gobierno está en contra del pasaporte sanitario o de cualquier obligación relacionada con la vacuna”, aseguró en la tribuna de la ONU.

Talibanes piden hablar

Los talibanes solicitaron dirigirse a la Asamblea General de Naciones Unidas que se celebra esta semana en Nueva York, informó un portavoz de la organización.

El comité de credenciales tendrá que dirimir el caso, dijo el portavoz Stephane Dujarric.

António Guterres recibió la carta del grupo en la que “solicita participar” en el debate de alto nivel, dijo Dujarric. La misiva tiene fecha del lunes 20 de septiembre.

Está firmada por Amir Khan Muttaqi, en calidad de “ministro de Relaciones Exteriores”, que informa que el anterior representante Ghulam Isaczai “ya no representa” a Afganistán ante Naciones Unidas.

Comentarios