Escucha esta nota aquí

Pese a que las estadísticas de la pandemia son aterradoras en Brasil, pues solo ayer, en cuestión de 24 horas, esa nación reportó más de 100 mil nuevos casos positivos, en Bolivia abundan las ofertas de viajes para visitar este país.

Los pasajes en avión pueden encontrarse en 200 dólares, y en 350 con paquete turístico que incluye el hotel (y hasta en cuotas), claro que algunas de las propuestas tienen la fecha fijada recién para diciembre de este año.

Sin embargo, otras agencias de viaje tienen ofertas para estos días, aunque a precios más altos, porque finalizó la época de las promociones. Una de esas agencias propone, como costo más bajo, para la primera quincena de abril, 385 dólares hasta San Pablo, solamente el pasaje, sin estadía. La encargada dijo que en otras fechas cercanas los boletos figuran entre los 560 y 700 dólares.

Esta agencia prefiere no arriesgarse a ofrecer paquetes con la estadía incluida debido a la incertidumbre de la pandemia, ya que si bien todavía no se han cerrado las fronteras, la posibilidad no queda descartada por la gravedad de los contagios en el país vecino.

Otra agencia cotizó el viaje a San Pablo, también en la primera quincena de abril, en 307 dólares, solo pasaje de ida y vuelta en Boliviana de Aviación (BoA), la única aerolínea que opera en este momento.

Según la persona que hizo la cotización en esta agencia, el monto más económico que puede encontrarse en este momento es de 280 a 290 dólares, dependiendo de la fecha prevista.

A Río de Janeiro, la oferta para el 5 de abril es de 471 dólares, solo el boleto, y ya con paquete turístico adicional, puede alcanzar los 1.000 a 1.100 dólares. Esta agencia ofrece los combos, pero siempre con la preocupación de que las medidas restrictivas sean modificadas en uno o en otro país, sobre todo en Brasil, donde ‘las papas queman’ debido a la nueva cepa del Sars-CoV-2.

Pero aparte de los viajeros por turismo que salen de Bolivia a Brasil, hay que abrir un capítulo especial para sumar a los que específicamente se dirigen a Corumbá a comprar todo tipo de productos, con el fin de comerciar. El flujo continúa en la misma magnitud de siempre, explicó el alcalde de Puerto Quijarro, Ibar Antelo Dorado.

A pesar del registro de muertes y contagios en una misma familia que asistió a una boda en Corumbá, Antelo dijo que afortunadamente no existe “aún” un contagio masivo en la zona fronteriza.

En uno de los últimos reportes del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Santa Cruz se informó que de los 394 casos del 24 de marzo, estos se distribuyeron entre 17 municipios, la mayoría en la capital cruceña, en el Norte Integrado y otros, y casi nada en los municipios colindantes con Brasil. Al menos por ahora.

R.J. es uno de los viajeros frecuentes a Corumbá, donde adquiere todo tipo de mercadería para revender.

Dice que no siente temor por el virus, que toma los cuidados necesarios para evitar el contagio, pero además le resulta muy barato, debe gastar como unos Bs 400 entre flota y alojamiento. Además, está ganando la mitad de su salario, siente que no tiene muchas alternativas.

El infectólogo Carlos Paz valoró el esfuerzo de las autoridades departamentales de montar un cordón de vigilancia epidemiológica y de contención en los puntos fronterizos, sin embargo, aseveró que debió hacerse antes, al menos con un mes de antelación.

“Se genera inmunidad recién entre 10 y 14 días después de recibida la segunda dosis”, explicó el experto.

El drama brasileño

Es que en Brasil la situación es grave. Después de Estados Unidos, es el país con mayor número de muertos por coronavirus.

El balance no para de subir desde febrero, debido, entre otros factores, al escaso respeto de las recomendaciones de aislamiento social y al surgimiento de una variante local del virus, denominada P1, considerada mucho más contagiosa.

Brasil registró ayer, por primera vez, más de 100 mil contagios en 24 horas, un nuevo récord de una pandemia que ya mató a más de 300.000 personas en el país, según datos del Ministerio de Salud.

El número de contagios alcanzó los 12,3 millones. El informe además reportó 2.777 muertes en 24 horas; hasta el momento, la cifra más alta de decesos diarios está por encima de los 3.000.

Solo en San Pablo, un hospital tiene hasta 100 camas de Unidad de Cuidados Intensivos (UTI), casi a la par de todo el departamento cruceño. Ni con esa cantidad abastecen, hace unos días estaban por el 130% de su capacidad.

Comentarios