Escucha esta nota aquí


La mayoría de las vacunas aplicadas presentan buenos porcentajes de protección ante el avance de la nueva cepa Delta y Delta plus. La variante B.1.617.2 o Delta del Covid-19, descubierta en India, ha sacudido a gran parte de la población mundial.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado de la mayor transmisibilidad de esta cepa y advierte que la relajación de medidas podría motivar su mayor expansión.

En Bolivia se han distribuido y aplicado cinco tipos de vacunas contra el Covid-19. La Sputnik V, AstraZeneca, Pfizer BioNTech, Sinopharm y Janssen.

Aunque aun no se ha testificado que la nueva cepa ha ingresado al país, varias naciones vecinas sí han evidenciado su presencia.

La nueva variante Delta preocupa a países como Israel, el Reino Unido, Alemania o Estados Unidos, que ya cuentan con más de la mitad de la población vacunada al menos con una dosis. El Centro Europeo de Prevención y Control de las Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) dijo que la variante delta es entre un 40% y un 60% más contagiosa que la variante Alfa (del Reino Unido), actualmente dominante en Europa, y que, a su vez, se estimaba hasta un 70% más transmisible que la variante original de Wuhan.

Variante dominante

En base a estos datos, el ECDC prevé que, para fines de agosto, Delta representará el 90% de los nuevos contagios de coronavirus en Europa. En la misma línea, la OMS ya había advertido que la Delta está en camino a transformarse en la variante dominante a nivel global.

Según una publicación del economista.es las vacunas contra el covid-19 fabricadas por Pfizer y AstraZeneca son ambas altamente efectivas contra la nueva variante delta, ofreciendo un 88 % y un 60 % de protección respectivamente, según un estudio divulgado por el organismo público sanitario Public Health England (PHE). La efectividad de estas vacunas frente a la variante británica, otra de las más extendidas, es del 93% (Pfizer) y 63% (AstraZeneca).

Además, ambos preparados proporcionaron un 33 % de efectividad contra la enfermedad sintomática ante la variante india tres semanas después de la primera dosis, frente a aproximadamente un 50 % contra la británica.

Otros resultados

Todas las vacunas aprobadas en Europa también funcionan muy bien contra la variante delta, siempre que el ciclo de vacunación esté completo. Contra la cepa Delta, la protección de las vacunas Pfizer y Moderna cae del 90-95% al 85-90%: esto significa que el 10-15% de los que están completamente vacunados pueden infectarse.

Para AstraZeneca de un nivel de 70-75%, cae a 65-70%. Una dosis única, por otro lado, sólo protege entre un 20 y un 30%. Un estudio canadiense aún no revisado confirma la tendencia: Pfizer protege contra la infección sintomática de la variante Delta al 87%, Moderna al 72% y AstraZeneca al 67%. Todas son muy eficaces contra la hospitalización o la muerte.

Sputnik V

El Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya de Rusia aseguró que la vacuna Sputnik V tiene una efectividad de más del “90 por ciento” contra la peligrosa variante delta de coronavirus. “La eficacia de Sputnik V contra la variante Delta es superior al 90%, ya que Sputnik V muestra una menor disminución en la eficacia contra delta que cualquier otra vacuna que haya publicado resultados”, dijo Denis Logunov, desarrollador de Sputnik V.

“Sputnik V es altamente eficaz contra esta variante y muestra los mejores resultados protectores”, dijo en otro tuit Logunov, vicedirector de Investigación del Centro Gamaleya y uno de los que encabezó el desarrollo de la vacuna rusa.

Janssen y Sinopharm

Respecto a la Janssen, recientemente Johnson & Johnson anunció que su vacuna es eficaz contra la variante Delta y que proporciona una protección duradera. Según los resultados anunciados, la vacuna neutralizó la variante Delta a los 29 días de aplicada la dosis, y la protección maduró y mejoró con el tiempo.

Por otra parte, Johan Van Hoof, jefe global de enfermedades infecciosas y vacunas de Johnson & Johnson, dijo que la empresa no considera que sea necesario una dosis de refuerzo -la vacuna de Johnson & Johnson es monodosis-, por lo menos en el lapso de un año después de la aplicación. “Y si se necesita un refuerzo -le dijo a Bloomberg- no creemos que tengamos que cambiar la formulación”.

Por su parte los anticuerpos generados por dos vacunas chinas contra el covid-19 son menos eficaces contra la variante delta en comparación con otras cepas, pero las inyecciones siguen ofreciendo protección, dijo un investigador chino de control de enfermedades a la prensa estatal.

Los especialistas coinciden en que esta variante más contagiosa se podrá contrarrestar mejor con la aplicación de las dos dosis, situación que compromete a la población, sobre todo en Bolivia a acelerar el proceso de inoculación, que espera completarse en septiembre de este año.



Comentarios