El Deber logo
18 de junio de 2023, 4:00 AM
18 de junio de 2023, 4:00 AM

Por Luís Parada, educador


La educación es un pilar fundamental en el desarrollo de una sociedad. A lo largo de la historia, la educación ha tenido avances significativos en su enfoque y metodología. La innovación es una herramienta clave en su mejora, y la universidad es un espacio donde se fomenta la investigación y el desarrollo de nuevas estrategias educativas.

En la actualidad, la educación se ha visto influenciada por los avances tecnológicos, lo que ha permitido una mayor accesibilidad y calidad en el proceso educativo. La educación en línea es un claro ejemplo de cómo la tecnología ha mejorado la misma, permitiendo a personas de cualquier lugar del mundo acceder a una educación de calidad.

Es tal el avance en términos tecnológicos que no se puede evitar su influencia en los procesos de enseñanza-aprendizaje, lo cual conlleva a una constante actualización de estos procesos para generar una educación de calidad, cabe recalcar que los actuales estudiantes ya son nativos digitales, por tal motivo se les hace más fácil el poder adaptarse a estos entornos.
Dentro de los desafíos, procesos de enseñanza-aprendizaje son fundamentales para poder lograr la integración de los conocimientos teóricos, científicos y prácticos adaptados a las nuevas y crecientes tendencias tecnológicas, que en el último tiempo producto de la pandemia y otros factores han crecido de forma exponencial.

Sin embargo, la educación también enfrenta desafíos importantes, uno de estos desafíos es evitar que el proceso educativo se deshumanice, perdiendo de vista el objetivo final, que es el desarrollo integral del ser humano. La educación debe ser inclusiva, equitativa y adaptativa a las necesidades de cada estudiante.

Otro de los desafíos de gran importancia es poder romper el paradigma de la educación tradicional en la cual muchos de los educadores actuales fueron formados, es relevante poder tener la mente abierta para poder lograr procesos de desaprendizaje, los cuales permitan aprender nuevas y mejores formas de lograr procesos educativos adecuados.

Las proyecciones para el futuro son optimistas, ya que se espera una mejora en la calidad de la educación. Para lograr esto, es necesario que la industria educativa se enfoque en mejorar la forma en que el ser humano aprende y comprende los contenidos. Es importante que se fomente una educación más práctica y aplicada a situaciones cotidianas, en lugar de una educación teórica y descontextualizada.

La educación ha demostrado ser un factor importante en la mejora de la calidad de vida de las personas y comunidades. Un ejemplo de esto es la educación en salud, donde se ha visto una reducción significativa en el número de enfermedades gracias al conocimiento y prevención.

Como parte de las proyecciones podemos resaltar que el nuevo perfil de estudiante involucra de manera relevante el autoaprendizaje, al tener toda la información de fácil acceso gracias a los dispositivos móviles, hace necesario y evidente que la tecnología cobre un papel fundamental para adaptarse a esta nueva normalidad de la sociedad.

En conclusión, la educación es un factor clave en el desarrollo de una sociedad. La innovación, la inclusión y la adaptabilidad son herramientas necesarias para mejorar la calidad de la educación. La industria educativa debe enfocarse en mejorar la forma en que el ser humano aprende y comprende los contenidos, para lograr una educación más práctica y aplicada a situaciones cotidianas. 

La educación ha demostrado ser un factor fundamental en la mejora de la calidad de vida de las personas y comunidades, y es necesario seguir trabajando en su mejora y desarrollo, tomando en cuenta las nuevas tendencias tanto tecnológicas, educativas y de conducta humana.

Tags