Escucha esta nota aquí

El Gobierno prevé cerrar las tareas de erradicación de la hoja de coca el próximo 16 de diciembre. Al inicio de la campaña de este año, el presidente Luis Arce prometió eliminar 9.000 hectáreas de cocales excedentes con la idea de recuperar los bajos niveles de 2020, un periodo marcado por el inicio de la pandemia y la crisis política.

La campaña comenzó en abril y para septiembre, la cantidad de coca ilegal eliminada había superado las 6.000 hectáreas, de acuerdo con reportes del Viceministerio de Defensa Social, que ahora se prepara para el cierre de las tareas.

La clausura de las actividades anuales de erradicación se desarrollará en La Paz, según conoció EL DEBER. Tradicionalmente, este evento se realizaba en Chimoré, donde la Fuerza de Tarea Conjunta, compuesta por militares y policías, entregaba los resultados de la eliminación anual de cocales.

La producción de este vegetal está autorizada en Bolivia hasta 22.000 hectáreas para satisfacer la demanda legal interna. Está permitida en Yungas (14.300 ha), donde existe una amplia zona tradicional y en el trópico de Cochabamba (7.700 ha). Las plantaciones en esa última zona datan de inicios de los años 80. No obstante, los sembradíos se extendieron a parques nacionales, de acuerdo con las previsiones de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Onudc).

El Gobierno aseguró que en noviembre de 2019 se paralizó la erradicación y ese año no se erradicaron 1.800 hectáreas de coca. En 2020 no hubo trabajo de eliminación de cocales y quedaron 8.800 hectáreas sin ser eliminadas, señala un reporte del Viceministerio de Defensa Social.

El Informe de Monitoreo de Cultivos de Coca de 2020, elaborado por la Unodc con el apoyo financiero de la Unión Europea (UE), reveló que las plantaciones de hojas de coca pasaron de 25.500 hectáreas, detectadas en 2019 a 29.400 hectáreas en 2020.

Este incremento encendió las alertas en la comunidad internacional, especialmente de los países europeos que son los principales financiadores de la ayuda antidroga. Además, llamó la atención la expansión de cocales en los parques nacionales, donde la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) intervino. En 2021, la fuerza antidroga también destruyó unas seis narcopistas que eran empleadas por organizaciones que trafican con cocaína procesada en Perú y refinada en territorio nacional.

“Los parques tienen que quedar libres de coca y tienen que ser reforestados en los lugares donde hubo coca excedentaria”, recomendó el representante de la Unodc, Thierry Rostan, en un contacto con EL DEBER. La autoridad alentó el desarrollo de programas que ayuden a sustituir los cultivos excedentes de coca, como el proyecto de exportación de café a instancias de la reconocida empresa francesa Malongo.

“Estamos a la espera de que el Gobierno logre disminuir el área de cultivos de hoja de coca a la cantidad establecida por ley, es decir a 22.000 hectáreas”, señaló el encargado de Negocios de la UE, Joerg Schreiber, tras la presentación de la Estrategia boliviana para el periodo 2021-2025 que se produjo a mediados de este año.


Comentarios