El ex presidente peruano es acusado en Lima de corrupción y lavado de activos en el caso Odebrecht, y debe entregarse el viernes a un tribunal federal para dar inicio a su proceso de extradición desde EEUU

20 de abril de 2023, 14:44 PM
20 de abril de 2023, 14:44 PM

El expresidente peruano Alejandro Toledo presentó este jueves un nuevo recurso ante la justicia de Estados Unidos para intentar frenar su extradición a Perú por cargos de corrupción, un día antes de que venza el plazo en que debe entregarse a las autoridades.

Toledo, en prisión domiciliaria en California, es acusado en Lima de corrupción y lavado de activos en el marco del caso Odebrecht, y debe entregarse el viernes a un tribunal federal en San José para dar inicio a su proceso de extradición desde Estados Unidos.

El exmandatario de 77 años niega las acusaciones y ha presentado varias peticiones para bloquear la extradición que Perú busca desde 2018 y que Estados Unidos autorizó en febrero.

Este jueves pidió ante un tribunal federal en Washington, la capital estadounidense, la suspensión del proceso, y solicitó una nueva audiencia para discutir el recurso.

Todas las peticiones que el expresidente formalizó han sido denegadas, incluyendo la solicitud de última hora en una audiencia el miércoles de postergar su entrega cuatro días por compromisos médicos.

El juez Thomas Hixson ordenó que Toledo se entregue el viernes a las 9:00 locales en el tribunal federal en San José, a unos 40 kilómetros de Menlo Park, donde reside con su esposa, Eliane Karp.

Toledo quedará detenido en una cárcel "donde permanecerá hasta que se produzca su entrega a las autoridades peruanas", falló Hixson.

"Estamos listos para trasladar al doctor Toledo a Perú para acatar la orden del tribunal", dijo el representante del Gobierno estadounidense, Kyle Waldinger.

Toledo, que gobernó Perú de 2001 a 2006, es residente en Estados Unidos, donde estudió y trabajó en la Universidad de Stanford.

Tras las acusaciones y el pedido de extradición de Lima, fue detenido en 2019 en California, y al año siguiente fue puesto en prisión domiciliaria con una tobillera.

Perú lo acusa de haber recibido millones de dólares de la constructora brasileña Odebrecht a cambio de licitaciones para obras públicas. Los fiscales piden 20 años y seis meses de cárcel.

Odebrecht reconoció el pago de coimas en Brasil y en otros países de la región en el marco del escándalo Lava Jato, por el que decenas de políticos y empresarios de América Latina están encarcelados.

Otros cuatro expresidentes peruanos enfrentan procesos judiciales por corrupción: Ollanta Humala (2011-2016), Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018), Martín Vizcarra (2018-2020) y Pedro Castillo (2021-2022).

El expresidente Alberto Fujimori (1990-2000) fue condenado también por corrupción, además de crímenes de lesa humanidad, y Alan García (2006-2011) se suicidó en 2019 cuando la policía estaba a punto de detenerlo bajo sospechas de vinculación con el caso Odebrecht.

Los abogados de Toledo no respondieron a las consultas de AFP.