Escucha esta nota aquí

El paso de la tormenta Aurora por el norte de Francia dejó durante la noche del miércoles y la madrugada de ayer unos 250.000 hogares sin electricidad, especialmente en la región de Normandía.

De las 250.000 viviendas inicialmente afectadas, unas 40.000 continuaban sin electricidad al atardecer, indicó la empresa Enedis, que movilizó a unos 4.000 técnicos para solucionar los cortes provocados por el fuerte viento.

La circulación de trenes se vio también afectada en el norte del país. Algunos internautas publicaron en las redes sociales fotos de árboles que cayeron en medio de las vías.

“A causa de las fuertes rachas de viento, las caídas de árboles afectan a la circulación de trenes” en la región parisina, en Normandía, en el Norte y en Lorena, advirtió en la mañana el ministro de Transporte, Jean-Baptiste Djebbari, en un tuit.

En Bretaña (oeste), varias líneas también se vieron afectadas. En Plozévet, en el extremo oeste, una casa en construcción se derrumbó por el paso de la tormenta, constató un fotógrafo de la AFP.

Según el instituto meteorológico Météo France, se registraron rachas de viento de 175 km/h en Fécamp y 143 km/h en Granville, ambas en Normandía, y 109 km/h en el sur de París.

La primera tormenta de la temporada, que barre el norte de Francia desde el miércoles por la tarde, siguió su progresión ayer hacia la frontera con Alemania, al este.

En el país vecino, donde la tormenta se bautizó como Ignatz, los vientos alcanzaron los 100 km/h en gran parte del territorio.

Al igual que en Francia, el menos 50.000 hogares se quedaron sin electricidad en tres regiones del centro y este del país, donde se suspendió además la circulación de trenes en la tarde.

La tormenta también azotó algunas partes del sur de Inglaterra, con lluvias y vientos fuertes que provocaron alertas de inundación. La Agencia Ambiental de Gran Bretaña informó que la barrera del Támesis fue cerrada para evitar que Londres se inundara. Señaló que protegerá la capital “de una marea alta como resultado de las bajas presiones y los vientos del norte”.

Cuatro muertos en Polonia

Una tormenta otoñal potente azotó algunas partes de Europa ayer, causando la muerte de cuatro personas en Polonia y daños y perturbaciones en una franja extensa del continente.

De acuerdo con reportes de varios medios polacos, el área más afectada son los alrededores de la ciudad occidental de Breslavia, donde ráfagas de viento derribaron un camión de entregas, provocando la muerte del conductor.

En otro sitio, la tormenta derribó el muro de un edificio que estaba siendo renovado, un incidente en que un trabajador murió aplastado y un árbol cayó sobre un coche en el que viajaban dos personas, quienes murieron.

La cadena TVN24 reportó que un muro de concreto se vino abajo en la capital Varsovia, lesionando a una mujer que tuvo que ser hospitalizada.

Comentarios