Escucha esta nota aquí

POR: DR. DOUGLAS VILLARROEL / ENDOCRINÓLOGO
https://bienestar.global- https://www.facebook.com/dr.douglasvillarroel


La obesidad en general es una enfermedad crónica, progresiva, que tiene muchas causas y, en su desarrollo, intervienen mecanismos biológicos, hormonales, genéticos, conductuales, el estilo de vida, el entorno, aspectos socioeconómicos y las emociones.

Cuando mamá y papá tienen obesidad, la posibilidad de que el hijo también tenga obesidad es de un 80%.

Atribuir la obesidad en los adolescentes simplemente a la falta de voluntad es un error. La obesidad es una enfermedad compleja, que cada vez aumenta más en Bolivia y que menos políticas de salud recibe, a pesar de que predispone a tantos problemas de salud.

El desafío es tratar la obesidad de una manera integral, no por cortos periodos de tiempo, sino más bien a largo plazo. La clave es lograr un peso saludable y, lo que es más importante, sostenerlo en el tiempo.

La pandemia hizo que se cierren los colegios, que los chicos pasen clases virtuales y pasen mucho tiempo encerrados. Esta es una de la razones por la que estamos viendo un mayor aumento de peso en los niños y adolescentes. Esto es preocupante porque sabemos que la obesidad aumenta el riesgo de complicaciones con covid-19.

Aunque la cantidad de niños y adolescentes bolivianos que tienen obesidad es desconocida, claramente sabemos que el número es alto y que cada vez aumenta más. Aún así, la disponibilidad y accesibilidad de tratamientos efectivos para que puedan bajar de peso sigue siendo baja.

Si no se hace algo al respecto, el 90% de los adolescentes que tienen obesidad actualmente, continuarán siendo obesos en la edad adulta.

La buena noticia es que, finalmente ya no se ve con malos ojos el tratamiento con medicamentos en adolescentes para bajar de peso.

Los objetivos del tratamiento de la obesidad en adolescentes son dos:

1. Evitar de que la obesidad se mantenga hasta llegar a la edad adulta.

2. Disminuir las enfermedades asociadas a la obesidad.

Hasta hace un tiempo atrás, había una falta de datos con respecto a la seguridad y eficacia del uso de medicamentos para la obesidad en la población adolescente… pero eso ha cambiado.

Ahora hay un medicamento llamado Liraglutida que ha sido aprobado para el tratamiento de la pérdida de peso a partir de los 12 años de edad. También se pueden utilizar otros dos medicamentos que ya están aprobados: el Orlistat y la Fentermina.

La Liraglutida contribuye de manera importante al tratamiento de la obesidad en el marco de un programa integral y personalizado de pérdida de peso.

La liraglutida es una hormona que actúa sobre los receptores del cerebro que controlan el apetito y la saciedad. De esta manera logra que el adolescente baje de peso y logre los objetivos propuestos por el médico.

El orlistat, es un medicamento que inhibe la absorción de las grasas de las comidas, ha sido aprobado para su uso en mayores de 11 años de edad. Al igual que la liraglutida, este medicamento produce una pérdida de peso significativa, pero tiene el problema de los efectos secundarios gastrointestinales desagradables que limitan su uso.

La fentermina es un medicamento aprobado para uso en mayores de 16 años. Este medicamento está relacionado químicamente con las anfetaminas, y no se debe utilizar por más de 12 semanas. La prescripción de la Fentermina en adolescentes, debe tener un seguimiento estricto para evitar abuso o dependencia.

Uno de los medicamentos que se utilizan con mucha frecuencia (sin que esté aprobado) para el sobrepeso y para la resistencia a la insulina, es la Metformina. Los estudios han mostrado que su beneficio es mínimo.

El tratamiento de la obesidad requiere del apoyo familiar, así como también de la participación de un equipo médico de salud. Si es que se va optar por un tratamiento con medicamentos, debe ser indicado por un médico con experiencia en el área.

Los papás deben involucrarse en los cambios de estilo de vida para su hijo, sin presionar, y sin darse por vencidos. La hora de comer debe ser un momento de encuentro familiar, con un ambiente agradable. No deben entrar en el círculo vicioso de andar controlando y prohibiendo.



Comentarios