Escucha esta nota aquí

Ucrania propuso a Rusia dialogar junto al gran complejo metalúrgico de Azovstal, en Mariúpol, donde hay atrincherados combatientes y civiles ucranianos, en una ciudad controlada en gran parte por las fuerzas rusas.

“Hemos invitado a los rusos a llevar a cabo una sesión especial de diálogos justo al lado de la planta de Azovstal”, declaró el consejero de Volodimir Zelenski, Oleksiy Arestovich. Previamente, otro consejero de la presidencia ucraniana, Mijailo Podoliak, había recordado en Twitter que el gobierno ucraniano exigía “una tregua” en Mariúpol por la Pascua ortodoxa, que se celebró ayer y “un corredor humanitario inmediato para los civiles” boqueados en esa ciudad portuaria, así como “un acuerdo para unas negociaciones especiales para intercambiar prisioneros militares”.

En la gran fábrica de Azovstal continúan atrincherados combatientes ucranianos, faltos de comida y de municiones, y “cerca de un millar de civiles, mujeres y niños” y “centenares de heridos”, según el presidente ucraniano.

Su homólogo ruso, Vladimir Putin, reclamó la rendición de esos últimos combatientes y pidió a su ejército que asedie “la zona para que ni una mosca pueda pasar”.

Rusia afirma que persigue el “control total” del sur de Ucrania y de la región del Donbás para tener un puente terrestre hacia Crimea, anexionada por Rusia en 2014.

Las negociaciones entre Rusia y Ucrania para solucionar el conflicto están estancadas, según dijo el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguéi Lavrov. Las últimas discusiones, por videoconferencia, no dieron resultados. La semana pasada, el gobierno ucraniano había señalado que las negociaciones con Moscú eran “extremadamente difíciles”.

Ayer se cumplieron dos meses de la invasión rusa a Ucrania y los jefes de la diplomacia y la defensa de Estados Unidos debían llegar a Kiev. Esa visita coincidió con la Pascuia Ortodoxa y el Departamento de Estado declinó hacer comentario sobre esta misión.

Los secretarios estadounidenses de Estado, Antony Blinken, y Defensa, Lloyd Austin, según informó Ucrania, estám en Kiev. Desde el inicio del conflicto, varios líderes europeos viajaron a Kiev para reunirse con el presidente Volodimir Zelenski y brindar apoyo a Ucrania, pero Estados Unidos no había enviado hasta ahora a ningún alto cargo para expresar ese respaldo.

“Los estadounidenses están en Kiev, señaló el consejero Arestovich. Las conversaciones trataron principalmente sobre el abastecimiento de armas estadounidenses a Ucrania. “La amistad y la colaboración entre Ucrania y Estados Unidos son más fuertes que nunca”, tuiteó Zelenski, sin dar más detalles del encuentro celebrado de manera reservada.

De su lado, el papa Francisco renovó ayer ante miles de fieles en la plaza San Pedro su llamado a una tregua, precisamente, en el contexto de la fiesta ortodoxa.

Pero, en el terreno, las fuerzas rusas no dieron señales de reducir sus ataques tras el lanzamiento de un misil en la ciudad sureña de Odesa, que según Ucrania mató a ocho personas, incluido un bebé.

“Entre los muertos figura una bebé de tres meses. ¿Cómo amenazó ella a Rusia? Parece que matar niños es una nueva idea nacional de Rusia”, dijo Zelenski.

En ese contexto, la ONU pidió una tregua “inmediata” en Mariúpol para permitir la evacuación de unos 100.000 civiles que siguen atrapados en esta ciudad controlada casi en su totalidad por el ejército ruso, según un comunicado de su coordinador en Ucrania Amin Awad.

Unas 10 personas murieron y 16 están desaparecidas en el naufragio de un barco turístico, en las agitadas y glaciales aguas del norte de Japón, anunciaron este domingo los guardacostas.

“Confirmamos el fallecimiento del total de las diez personas halladas tras el naufragio del barco Kazu I”, indicó ayer a la AFP un portavoz de los guardacostas, quien precisó que prosigue la búsqueda de los desaparecidos.

Las diez víctimas mortales son siete hombres y tres mujeres. Pese a una meteorología que se anunciaba mala, el Kazu I se hizo a la mar el sábado por la mañana con 26 personas a bordo para bordear un flanco de la península de Shiretoko, un sitio declarado Patrimonio de la Humanidad por su naturaleza prístina, ubicada al noreste de la gran isla septentrional nipona de Hokkaido.

“Era obvio que el estado del mar iba a empeorar y les dije que no salieran” relata el operador de otro barco turístico a la cadena de televisión NHK. “Pese a todo, salieron”.

El barco “Kazu 1” envió una llamada de socorro a las 13:15 hora local del sábado y advirtió que se estaba hundiendo, con una parte inclinada a 30 grados.

La Guardia costera solo llegó al lugar al cabo de tres horas, y participa en las labores de búsqueda junto a helicópteros policiales y militares y embarcaciones pesqueras locales.

De acuerdo con el canal NHK, había niños a bordo.

Un aumento de tasas del Banco Central Europeo (BCE) no reducirá los precios de la energía, responsables de la mitad de la inflación del continente, dijo ayer la presidenta de la entidad, Christine Lagarde, en momentos en que la institución enfrenta presiones para subir los tipos de interés.

“La inflación en Europa es muy alta en este momento. El 50% está relacionado con los precios de la energía” y la guerra en Ucrania “ha aumentado drásticamente esos precios”, dijo Lagarde a la cadena estadounidense CBS. “Si subo las tasas de interés hoy, no bajará el precio de la energía”, dijo.

Los bancos centrales de todo el mundo han comenzado en gran medida a aumentar las tasas con el fin de desacelerar el consumo y aliviar la presión sobre los precios.

“Interrumpiremos las compras de activos en el transcurso del tercer trimestre”, y “hay una alta probabilidad de que lo hagamos a principios” de ese lapso, afirmó Lagarde, quien se encuentra en Washington asistiendo a reuniones sobre el análisis de finanzas.

La inflación alcanzó el 7,5% en marzo en la eurozona y el 8,5% en Estados Unidos. La presidenta del BCE señaló que esa cifra también tiene que ver con la pandemia.

Comentarios