Escucha esta nota aquí

La Corte Interamericana de Derechos Humanos, conocida como Corte IDH, emitirá hoy un histórico fallo que fijará jurisprudencia para la región en torno a la consulta de si la reelección presidencial indefinida es o no un derecho humano fundamental, consulta que fue presentada por el Gobierno de Colombia el 18 de octubre de 2019, dos días antes de la elección boliviana en la que Evo Morales utilizó este argumento con el aval del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP), que su partido y su gobierno controlaban.

Dos días después de la presentación de esa opinión consultiva que hizo el presidente colombiano, Iván Duque, en Bolivia se realizaba la elección que fue anulada por el fraude electoral que beneficiaba al candidato del MAS, quien se postuló de todas maneras pese a que el 21 de febrero de 2016 un referéndum convocado por él mismo le había dicho No a la posibilidad de una nueva postulación.

La argucia legal que Evo Morales encontró tras su derrota en el referéndum fue acudir a un TCP con vocales afines a su partido, el mismo que desconociendo el resultado del referéndum del 21-F dijo que Morales podía volver a ser candidato porque supuestamente el Pacto de San José de Costa Rica se lo permitía por el derecho a elegir a ser elegido.

Con el impulso del expresidente Tuto Quiroga, el Gobierno de Colombia hizo la consulta a la Corte IDH y 18 meses después ese tribunal internacional dirá su palabra: ese día es hoy. Aquello que en su momento se consideró una arbitrariedad, un desconocimiento de la voluntad popular y un abuso de poder con el favor de un poder del Estado (el TCP) que obedecía las órdenes políticas desde el Gobierno central, finalmente hoy se dirimirá con la palabra autorizada del órgano judicial autónomo de la Organización de Estados Americanos, reconocido por todos los gobiernos democráticos de la región.

En días recientes, el ministro de Justicia, Iván Lima, dijo que el Gobierno de Luis Arce no tuvo participación y que por tanto no fue escuchado por la Corte IDH en el caso de la opinión consultiva relacionada a la reelección presidencial indefinida.

Sin embargo, el expresidente Quiroga aclaró que ni el MAS ni Evo Morales, ni el Gobierno de Luis Arce hicieron conocer su punto de vista no porque alguien se los impidiera, sino simplemente, en sus palabras, “porque saben que perpetuarse (en el poder) no es un derecho humano”. De hecho, la Corte IDH habilitó una página web para recoger el punto de vista de quien quisiera acreditarse en el caso, y así lo hicieron 60 Estados, instituciones y persona, con intervenciones orales o escritas.

De esas participaciones se sabe que nadie, ni el mismo MAS, defendió la teoría de que la reelección presidencial indefinida es un derecho humano fundamental.

El fallo de la Corte, si bien tiene validez para todos los países de la región, tiene un especial significado para Bolivia, porque es aquí donde se utilizó ese curioso argumento para que Evo Morales se postule a la Presidencia el 2019, después de 14 años de sucesivas reelecciones, y que terminó, como todos conocen, en un fraude electoral identificado por una auditoría de la Organización de Estados Americanos, que vino a Bolivia a solicitud del propio Evo Morales a hacer un trabajo vinculante, que hoy el Gobierno boliviano desconoce.

Con el argumento de que hacerse elegir indefinidamente en el poder es un derecho humano, el Gobierno boliviano de entonces “le metió nomás”, como decía Evo Morales, pero esta vez los abogados no pudieron “arreglar en el camino”, aunque sí queda demostrado que ni siquiera el sistema interamericano pudo actuar oportunamente para impedir aquella irregular elección y tuvieron que pasar 18 meses para que se conozca el fallo final.

Comentarios