.

19 de febrero de 2023, 7:00 AM
19 de febrero de 2023, 7:00 AM

A fines de este mes, EL DEBER dejará la casa central que lo cobijó durante los últimos 27 años. El edificio –ubicado sobre el segundo anillo, casi avenida San Aurelio–, no solo se convirtió en un hito urbano de la zona sur de la ciudad desde cuando fue inaugurado en 1996, sino que también permitió la consolidación del liderazgo de este medio de comunicación en el ámbito nacional de la información.

En sus amplios espacios –diseñados exclusivamente para desarrollar de la mejor manera el trabajo periodístico–, EL DEBER sentó las bases para convertirse en una empresa multimedia. Periodistas, editores, diseñadores gráficos, personal técnico y administrativo pusieron manos a la obra para potenciar el alcance e influencia del diario impreso a través de otras plataformas. Los frutos de esa nueva dinámica de trabajo se dieron de manera inmediata, cuando EL DEBER lanzó su página web en los albores de la revolución digital, siendo el primer medio a nivel nacional en conseguirlo. Poco tiempo después, se fundó la división radio bajo el nombre Nuevo Milenio, que luego se cambiaría por el de la emblemática marca de la casa matriz.

Así, las instalaciones de este destacado edificio del barrio El Trompillo permitieron la conformación de uno de los mejores y más grandes equipos periodísticos de todo el país. Inspirado por la mística de los fundadores y apalancado por la enorme credibilidad de su marca, este magnífico grupo humano siguió llevando información de calidad ya no a miles de lectores, sino a una audiencia global medida en millones de usuarios. 

El edificio EL DEBER se convirtió en nervio vital del acontecer noticioso de Santa Cruz, Bolivia y el mundo, pero también posibilitó que allí se desarrollaran un sinnúmero de actividades culturales y de servicio a la comunidad. El Salón Pedro y Rosa, ubicado en la última planta, sirvió de escenario para que allí llevaran su arte los mejores artistas, entre músicos, bailarines, pintores, escritores y humoristas. Ni qué decir de las conferencias, charlas magistrales, debates políticos y transmisiones de televisión para eventos especiales, como las elecciones nacionales, que se realizaron desde este espacio, siempre con el respaldo de esta casa periodística.

El Espacio Abierto fue una de esas actividades memorables. Como su nombre lo indica, el público en general podía asistir de manera gratuita a conciertos de sus artistas favoritos. Las filas que se formaban para ingresar al Salón Pedro y Rosa daban la vuelta a la manzana, y el espectáculo siempre llenaba la casa, además de las expectativas de los amantes de la cultura. Sintonía total entre los artistas y sus seguidores.

Aquí también se realizaron otras actividades complementarias al quehacer informativo del medio: el Premio Mayor, que cada año se otorgaba al mejor jugador del fútbol boliviano; el Premio Libertad, que reconocía la trayectoria de periodistas que con su trabajo defendieron siempre la libertad de expresión y los postulados del periodismo; y los Premios Patujú de Bronce, que reconocían los logros de personajes destacados en diversos ámbitos de la sociedad, todos elegidos de manera independiente por nuestro equipo de Redacción. 

El edificio del segundo anillo pronto será ocupado por nuevos dueños, pero toda esa historia impregnada en sus muros volverá a nuestras mentes cada vez que transpongamos ese portal de entrada magistralmente enmarcado por el mural de Lorgio Vaca, el cual recoge esa esencia histórica de un medio y de su pueblo a quien se debe.

Pero más allá del significado y del afecto al hito urbano del que estamos saliendo, el Grupo EL DEBER mira con el optimismo de siempre el inicio de una nueva etapa en nuestras nuevas instalaciones, ubicadas en el Centro Empresarial del triángulo de oro de Santa Cruz. Desde allí, potenciaremos todas nuestras plataformas informativas, desde el periódico impreso que nos vio nacer hace 70 años, pasando por la radio, la página web, las redes sociales, hasta nuestras transmisiones en vivo por el streaming. Desde el corazón empresarial cruceño, seguiremos tomando el pulso de nuestra comunidad bajo los mismos principios periodísticos que, ahora más que nunca, son tan imprescindibles para la democracia y –como diría nuestro fundador Pedro Rivero Mercado–, para los pueblos que no pueden vivir sin luz.

Tags