.

30 de enero de 2023, 4:05 AM
30 de enero de 2023, 4:05 AM

Sin llegar todavía al punto más alto de la curva epidemiológica, el dengue rebasa los hospitales en Santa Cruz.

Al menos 11 decesos en seis municipios ponen las cifras rojas en un momento de alta sensibilidad de un verano rabioso. Las lluvias intermitentes, las altas temperaturas, la acumulación de criaderos, entre otras condicionantes, elevan el riesgo de la proliferación del mosquito Aedes Aegypti (hembra).

El 70% de los casos se encuentran en Santa Cruz, el 21% en Beni y el resto se distribuye en otros departamentos. Cifras y estadísticas que obligan a tomar importantes cambios de conducta.

Las imágenes de los hospitales saturados, con niños en los bancos, en sillas de espera y gente en los pasillos padeciendo una enfermedad dolorosa y peligrosa nos llenan las retinas de preocupación y asombro. Existe un 90% de ocupación de camas y la perspectiva de seguir ascendiendo durante varias semanas más, hará que pronto la saturación obligue a afrontar nuevas medidas extraordinarias no solo en el personal de servicio médico sino en infraestructura sanitaria. La curva epidemiológica está en ascenso brusco, con duplicación de casos semana tras semana.

Hoy la realidad, en esta región oriental, convoca a duplicar nuevas acciones de prevención, contención y control de la enfermedad.

Esta enfermedad viral, febril, dinámica y sistémica tiene en vilo a la región y no discrimina.

De acuerdo a la carga viral y a la inmunidad del paciente es que esta dolencia puede sobrellevarse de diferentes maneras. Tiene que ver entonces con la atención adecuada y oportuna, evitando la automedicación, que muchas veces suele ser peor el remedio que la enfermedad. Las autoridades sanitarias describen que, en caso de tener los primeros síntomas como fiebre, dolor muscular detrás de los ojos, malestar general y dolor de cabeza, la consulta médica es fundamental para confirmar o descartar la enfermedad.

Lo que preocupa a las autoridades es el índice de positividad que supera el 20%, significando que estamos fuera de control de este mal.

Entre los recientes informes se puede señalar que al menos hay 860 casos positivos en 23 municipios y 12 provincias afectadas. El grupo etario que ha recibido el mayor impacto es el de 6 a 29 años de edad, donde se concentra el 52% del total de los casos por enfermedad.

La circulación del serotipo 2, evidencia una mayor agresividad de la enfermedad provocando, además, más transmisibilidad, mayores complicaciones de los pacientes, por eso se entiende mayor demanda en los centros de salud y, por ende, más posibilidades de ocupación de camas.

El panorama en el mundo no es menos preocupante. Los fallecimientos oficiales también se multiplicaron, según la Organización Mundial de la Salud. No hay una vacuna contra el dengue y casi dos tercios de la población mundial viven en zona de riesgo de contraerlo. Cada año, hasta 400 millones de personas se infectan con dengue. Aproximadamente 100 millones de personas se enferman por la infección y 40.000 mueren por dengue hemorrágico.

La campaña contra el dengue comienza en casa y en la toma de conciencia de los riesgos de esta epidemia. La obligación de limpieza exhaustiva para combatir larvas y mosquitos debe estar presente en la colectividad. El enemigo está a nuestro alrededor, manos a la obra.

Tags