Edición Impresa

Una posible enseñanza de la serie El juego del calamar

Ronald Valera 22/10/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

En los últimos años las plataformas digitales han tenido auge por su fácil acceso a nivel mundial, brindan series cortas con diversos contenidos permitiendo al usuario libertad de elegir aquello que le gusta y verlas en los momentos que dispone; partiendo de ello, es inusual que algunas series capturen a la audiencia a nivel mundial, es difícil en la actualidad por la sobreoferta de contenido digital; sin embargo, una de las series más comentadas y vistas en el mundo es El juego del calamar, producida en Corea del Sur, país que se caracteriza por su sorprendente avance después de la II Guerra Mundial, en comparación con su hermano Corea del Norte, que vive en el atraso total; entonces surge la interrogante del porqué se comenta tanto dicha serie, y la respuesta es tan diversa como las millones de personas que la han visto.

Partiendo de esta interrogante, es posible tener algunas respuestas. La primera de ellas es que los seres humanos se identifican y crean algún vínculo con historias que les son familiares, porque las han vivido o las viven sintiéndose comprendidos con el creador de la serie; en el caso de esta serie en particular, a pesar de ser producida en el contexto surcoreano, a nivel mundial muchas personas están endeudadas con los bancos, viven pagando solo los servicios básicos o sencillamente viven al día, generando una frustración de vivir una vida que es difícil o casi imposible de costear. El segundo elemento es que muchas de esas personas que están inmersas en deudas, quieren una solución rápida que les permita salir de ellas, sin pensar en que todo aquello que produzca dinero de manera rápida, en la mayoría de los casos es a un costo muy alto, sea a nivel físico, ético o moral.

De igual forma, profundizando un poco en la dinámica de la serie, se deja entrever una de las interrogantes más antiguas de la humanidad ¿el ser humano es bueno o malo por naturaleza? En el transcurso de los capítulos dicha interrogante no se responde de manera concreta ni rápida, porque cada uno de los personajes actúa de manera distintas dando respuestas diferentes y hasta contradictorias de la misma pregunta; sin embargo, al final de la serie una de las posibles respuestas que expone El juego del calamar es que la persona puede en cada momento elegir hacer el bien o el mal y generar acciones que beneficien al otro aunque no sea de mi agrado dicha acción, recordando a la humanidad que ser bueno o malo depende de la decisión personal del individuo.

Ronald Valera es Filósofo

Comentarios