Los bombardeos de Rusia van dirigidos contra instalaciones neurálgicas, como las plantas de electricidad y otras infraestructuras. Hubo ataques masivos a ciudades

19 de octubre de 2022, 7:25 AM
19 de octubre de 2022, 7:25 AM


Unas 1.100 ciudades y poblados de Ucrania se hallan privados de electricidad después de más de una semana de bombardeos rusos, muchos de ellos dirigidos contra infraestructuras del país, informaron ayer fuentes oficiales ucranianas.

En este periodo, Rusia llevó a cabo unos “190 bombardeos con misiles, drones kamikaze y artillería en 16 regiones ucranianas”, declaró en una conferencia de prensa el portavoz de los servicios de situaciones de emergencia, Oleksandr Jorunzhyi.

“Actualmente, 1.162 localidades (...) se hallan sin electricidad”, agregó.

Los bombardeos dejaron 70 muertos y 240 heridos, según datos anunciados durante la rueda de prensa.

Jorunzhyi señaló que los ataques dañaron 380 edificaciones, incluyendo “instalaciones de infraestructuras críticas, y en particular instalaciones energéticas, así como instalaciones civiles, como viviendas y edificios residenciales altos”.

Según el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, los bombardeos rusos destruyeron desde el 10 de octubre un 30% de las centrales eléctricas de Ucrania.

Tras los ataques, Zelenski reiteró su rechazo a negociar con el presidente ruso, Vladimir Putin, alegando que Moscú se propone ante todo “aterrorizar y matar civiles”.

Evacuación de civiles

El ejército ruso anunció ayer que prepara la evacuación de los habitantes de la ciudad ucraniana de Jersón, ante una contraofensiva que no le da respiro, anunció el comandante de las tropas rusas en Ucrania.

El general Serguéi Surovikin, al mando de las tropas rusas en Ucrania desde hace diez días, ordenó preparar una operación de evacuación de los civiles de Jersón (sur), la principal ciudad de la región homónima, que fue formalmente anexionada por Moscú.

“El ejército ruso va a garantizar antes que nada la evacuación segura de la población” de Jersón, donde los bombardeos ucranianos de infraestructuras civiles “crean una amenaza directa”, declaró Surovikin al canal público Rossia 24.

“La situación en la zona de la operación militar especial puede describirse como tensa. El enemigo no ceja en sus tentativas de atacar las posiciones de las fuerzas rusas”, describió.

El ejército ruso había informado previamente de un avance en la región oriental de Járkov, el primero desde el lanzamiento de la contraofensiva ucraniana, a inicios del verano boreal.