Escucha esta nota aquí

POR: CHINO TAPIA

Durante la semana el director técnico de Oriente Petrolero, Erwin Sánchez, dijo que estaba buscando un “antídoto” para traer puntos de la altura.

Al parecer encontró la fórmula porque Oriente logró empatar en La Paz ante un Bolívar, que estrenaba al brasileño Zago como entrenador.
La primera sorpresa fue la inclusión de Gualberto Mojica entre los titulares en lugar del “Pícaro” Castillo, armando dos líneas defensivas y dejando a la dupla Vaca-Montenegro como mediocampistas en función de ataque. En el marcador le dio resultado parcial ese planteamiento pero no en lo futbolístico, porque su equipo fue muy defensivo y con escasa fuerza en la delantera.
Bolívar salió a llevarse por delante a Oriente, llegando por todo el frente del ataque, casi furioso, en busca de la apertura del marcador.

A los 25 segundos el arquero Quiñónez desvió al córner un remate de Saavedra y luego salvó su arco ante un potentísimo disparo de Granell.
El guardameta albiverde, que tiene fama de “atajador de penales”, lo confirmó en el minuto 8 al contener una pena máxima ejecutada por el argentino Ramos, tras falta de Franco contra el propio delantero.

El gol rondaba el arco refinero y Saavedra logró romper líneas a los 20, remató rasante al palo y en el rebote se lanzó Miranda para marcar el 1-0.
El resto de la etapa fue de dominio casi total de los locales, que generaron más situaciones de peligro, como el centro al travesaño de Fernández cuando Quiñónez ya estaba vencido.

Lo mejor de Oriente llegó al final de la primera parte con remates de Franco y Dorrego.
Oriente salió con otra mentalidad en el segundo tiempo, repitiendo lo del clásico que ganó a Blooming.

“Platiní” tenía preparado varios cambios; Saucedo, Rojas y Moreno le dieron vitalidad a la defensa, control en el medio y algo de llegada al arco rival.
Fue suficiente para frenar el ímpetu celeste que de a poco se fue apagando.

A los 59, Henry Vaca se encontró con un rebote dentro del área celeste y en el afán de quitarle el balón Guitián y Bejarano le cometieron penal. Mojica convirtió con tiro potente el 1-1.
Bolívar se aplazó buscando una cabeza salvadora, y obtuvo un punto con sabor a poco.

Oriente, en cambio, acertó y logró un punto que, a la larga, puede valer mucho.



Comentarios