Escucha esta nota aquí

El Gobierno y la Alcaldía de Santa Cruz advierten con cárcel por agio y especulación a los intermediarios y comercializadores de carne que apliquen el incremento de Bs 3 en el kilo del producto. Desde el lunes, los carniceros decidieron aplicar este ajuste, usando como argumento el elevado costo del kilo gancho, atribuido al aumento de las exportaciones y el contrabando de ganado.

Estos dos argumentos fueron descartados por el Gobierno. Datos del Ministerio de Desarrollo Productivo, dan cuenta de que el cupo establecido para este año fue de 16.000 toneladas, que es el excedente de una producción de 284.221 toneladas de carne.

Por último, el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) informó que reforzarán los controles en la frontera con Brasil y Perú, para evitar el contrabando de ganado a esos países.

Ante ello, el viceministro de Defensa al Consumidor, Jorge Silva, dijo que no existe argumento para que se mantenga un precio elevado en la carne, por eso sostuvo que de acuerdo a la normativa existen tres tipos de sanciones para las personas que intenten subir el precio de este alimento.

La primera es una sanción administrativa; que puede derivar en el cierre temporal o clausura del establecimiento. La segunda, refiere a una multa económica que puede llegar hasta 10.000 UFV y por ultimo está la acción penal por agio y especulación, que tiene entre seis meses y tres años de cárcel.

No existe ninguna autorización legal para el incremento de la carne, que se está atribuyendo unilateralmente un grupo de intermediarios que monopoliza la compra y venta de carnes, pese a que la Constitución prohíbe esto”, explicó la autoridad.

Este grupo de intermediarios es el que define el precio al que compra el ganadero y el kilo gancho para los carniceros. “No podemos permitir que gente inescrupulosa quiera afectar la economía bajo dos pretextos que fueron atendidos por el Gobierno”, dijo.

En esa línea, ayer la Alcaldía realizó el control de la venta del alimento y advirtió con activar estos procesos si los comerciantes comenzaban a aplicar el ajuste.

En pleno operativo, Ariel Lino, secretario de Seguridad Ciudadana y Abastecimiento sostuvo que “no hay justificativo para que se incremente el precio”.

El funcionario precisó que el costo del alimento no debe pasar de entre Bs 34 y 35 el kilo de carne de primera, mientras que la de segunda debe estar entre los Bs 26 y 28, respectivamente.

Al igual que Silva, Lino adelantó que como municipio junto con ese Viceministerio “se tomarán las medidas legales” para frenar la especulación. Es más, aseguró que la comuna cuenta con inspectores en todos los mercados que reportarán si el precio de la proteína sube.

Emapa habilita puntos

Para contrarrestar, el gerente general de la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa), Franklin Flores, y el gerente general del frigorífico BFC, Paulo Macedo, firmaron una alianza estratégica para garantizar la provisión de carne de res al pueblo cruceño a través de varios puntos de venta que tiene el frigorífico.

Fernando Medina, presidente de la Cámara Gastronómica de Santa Cruz, señaló que por el momento el sector no sintió el impacto del incremento del producto.

Sostuvo que gran parte del sector se abastece de la proteína de mercados y frigoríficos.

Eso sí, anticipó que de materializarse el incremento los restaurantes tendrán que ajustar sus costos y subir sus precios.

Hasta anoche el sector carnicero a escala nacional, seguía en su ampliado sin definir si el ajuste de precio realizado en Santa Cruz se aplica o no en todo el país.


Comentarios