Escucha esta nota aquí

De los seis proyectos exploratorios programados con presupuesto para el presente año, YPFB solo ejecutó la mitad. La perforación del Prospecto Itaguazurenda (Bs 5 millones), el pozo Villamontes X7 Tarija (Bs 303,54 millones) y la Investigación Estratigráfica Mayaya Centro X1 (Bs 112,79 millones) registran cero en la casilla de ejecución, según un documento emitido por el Ministerio de Planificación del Desarrollo, que hace el seguimiento de la Ejecución y la Inversión Pública 2021.

El documento, al que accedió EL DEBER, lo acompaña una carta firmada el 13 de octubre por el ministro de Hidrocarburos y Energía, Franklin Molina, dirigida al presidente interino de YPFB, Wilson Zelaya, a quien le hace conocer su “profunda preocupación” por la baja ejecución de inversión pública, que alcanza al 15,08%.

De acuerdo con el documento, para 2021 YPFB tenía un presupuesto de inversión pública programado de Bs 1.973 millones y con la reprogramación quedó en Bs 1.994 millones. La ejecución solo alcanzó a Bs 300,7 millones, lo que preocupa al ministerio del ramo, porque “repercute en la reactivación económica nacional”, una de las banderas que iza orgulloso el Gobierno del presidente Luis Arce Catacora.

En la misiva, recibida en las oficinas de YPFB, en La Paz, el 15 de octubre, el ministro Molina solicita a Zelaya “tratar con mayor responsabilidad y oportunidad los temas acordados e instruidos por este despacho, a fin de cumplir con los plazos establecidos y porcentajes de ejecución comprometidos ante el Ministerio de Planificación del Desarrollo.

El conocimiento de la carta provocó un remezón en el sector petrolero del país. Analistas y ejecutivos ligados al área, consideraron un “despido indirecto” de Zelaya, mientras que otras versiones aseguraron que el principal ejecutivo de YPFB ya habría renunciado en por lo menos dos ocasiones, pero el Ejecutivo rechazó el pedido.

Para el exministro de Hidrocarburos, Álvaro Ríos, el reclamo de Molina es válido, porque la escasa ejecución va en detrimento del ya alicaído sector energético boliviano. “Son tres situaciones que tendrá que explicar el presidente de YPFB. Una puede ser la ineficacia y burocracia reinante dentro de YPFB, para no avanzar con proyectos, inversiones y mantenimientos, con recursos disponibles presupuestados. Una segunda es que los recursos económicos no estén disponibles para lo presupuestado y, una tercera, una combinación de las dos anteriores. Creo que el presidente de YPFB tiene la última palabra”, señaló.

El analista energético Hugo Del Granado, cree que el hecho de que no se hayan ejecutado las inversiones con normalidad, no es ninguna novedad ya que por lo general el Estado solo llega a ejecutar el 70% de lo que se presupuestó. “Sin embargo, una ejecución del 15% ya es una gestión desastrosa”, lamentó.

“Obviamente que esto va a repercutir en el nivel del tamaño exploratorio, en el avance de los proyectos, en el diferimiento de posibles éxitos, en la prolongación del tiempo de la ejecución de los proyectos (...). Y claro que repercute en la producción de gas, porque a medida que hay menor producción, habrá menos exportación, pese a que hay unos excelentes precios actualmente”, añadió Del Granado.

En palabras del analista económico Jaime Dunn, la baja ejecución de una empresa estratégica como es YPFB, va a pasar la factura al Gobierno, porque ha basado el crecimiento económico de 2021 en la demanda interna. “Uno de los grandes ejecutores de la inversión es YPFB y, si el Gobierno ha apostado por la inversión pública y el consumo, básicamente como los dinamizadores de la economía, obviamente el Gobierno está preocupado por la situación”, puntualizó Dunn.

EL MINISTERIO DE HIDROCARBUROS PIDE CUMPLIR CON LAS EXIGENCIAS
En un comunicado difundido ayer, el Ministerio de Hidrocarburos y Energía aseguró que cumple con la política energética del país y evalúa permanentemente la misma, cumpliendo sus funciones establecidas en el Decreto Supremo N.° 4393.

“Es importante resaltar que, en el cumplimiento de este proyecto país y como servidores públicos, debemos estar siempre prestos a que se nos exijan los más altos estándares de calidad, desempeño y compromiso”, dice el comunicado en su parte más destacada.

EL DEBER intentó conocer la versión del presidente de YPFB, Wilson Zelaya, pero desde la Dirección de Comunicación de la empresa estatal, manifestaron que estaban analizando el tema. Hasta el cierre de la presente edición no se pudo obtener una respuesta.

Comentarios