Nuevas habilidades para el trabajo son las exigencias actuales de los empleadores para responder a los cambios en el mercado laboral y que, dicho sea de paso, están en permanente renovación y actualización

11 de septiembre de 2023, 9:00 AM
11 de septiembre de 2023, 9:00 AM

El mercado laboral actual está experimentando cambios significativos debido a la rápida evolución tecnológica, la globalización, la expansión de la economía digital o las formas laborales flexibles, entre otros, que están influyendo en la forma en que las empresas trabajan y contratan colaboradores.

Nuevas habilidades para el trabajo son las exigencias actuales de los empleadores para responder a los cambios en el mercado laboral y que, dicho sea de paso, están en permanente renovación y actualización.  

“La demanda de estas habilidades varían según la industria y el campo, pero en general, los profesionales que pueden combinar habilidades técnicas sólidas con habilidades blandas como la comunicación efectiva y la resolución de problemas tienen una ventaja competitiva en el mercado laboral actual”, explica Ariel Villarroel, de la Jefatura de Enseñanza Aprendizaje (JEA) de la Universidad Franz Tamayo, Unifranz.

Conocer cuáles son las competencias o habilidades, técnicas y blandas, que valoran las empresas permite planificar una estrategia de capacitación personal. 

Villarroel resume en 10 las habilidades profesionales o laborales que son altamente demandadas en los nuevos profesionales, tales como:

1. Habilidades tecnológicas: la competencia en tecnologías emergentes es esencial. Esto incluye la capacidad de trabajar con herramientas y plataformas digitales, comprender conceptos de inteligencia artificial, analítica de datos, programación y habilidades relacionadas con la nube.

2. Pensamiento crítico y resolución de problemas: Los profesionales deben ser capaces de analizar situaciones complejas, identificar problemas y generar soluciones creativas y efectivas.

3. Habilidades de comunicación: La capacidad de comunicarse de manera efectiva, tanto por escrito como verbalmente, es esencial. Esto incluye la habilidad de presentar ideas de manera clara y trabajar en equipo.

4. Inteligencia emocional: La capacidad de comprender y gestionar las emociones propias y de los demás es cada vez más valorada en el lugar de trabajo, ya que contribuye a la colaboración, la empatía y el liderazgo efectivo.

5. Adaptabilidad y agilidad: Dado que el entorno empresarial cambia rápidamente, los profesionales deben ser capaces de adaptarse a nuevas circunstancias, aprender rápida-mente y estar dispuestos a asumir nuevos roles y responsabilidades.

6. Aprendizaje continuo: La disposición y la capacidad de seguir aprendiendo y actualizándose son fundamentales para mantenerse relevante en un mundo en constante cambio.

7. Liderazgo y habilidades de gestión: A medida que los profesionales avanzan en sus carreras, se espera que puedan liderar equipos, tomar decisiones estratégicas y gestionar proyectos de manera efectiva.

8. Creatividad e innovación: La capacidad de generar nuevas ideas y enfoques, así como de adaptarse y abrazar la innovación, es fundamental para la mejora continua y el crecimiento de las empresas.

9. Conciencia cultural y diversidad: En un mundo cada vez más globalizado, la comprensión y el respeto por las diferencias culturales son esenciales para trabajar en equipos diversos y atender mercados internacionales.

10. Competencia digital: Además de las habilidades tecnológicas, las competencias digitales abarcan el manejo seguro y ético de datos, la comprensión de la privacidad en línea y la ciberseguridad.

Para desarrollar de forma permanente estas habilidades, los profesionales tienen infinidad de opciones como el aprendizaje continuo online. 

“Fomentar el crecimiento personal y profesional, promover la adaptabilidad y la innovación, y mantener la mente activa y saludable, ya sea a nivel personal o profesional, e invertir en el aprendizaje continuo es una inversión valiosa a futuro”, dice Villarroel.

En ese marco, el académico resalta cuatro hábitos cruciales planteados por Mike Kehoe (cofundador de BitTiger) para aprovechar al máximo este tipo de aprendizaje y superar la tendencia de deserción en cursos online que promueven el aprendizaje continuo. 

Estos hábitos son:

1. Céntrese en las habilidades emergentes: En lugar de elegir cursos al azar, concéntrate en aprender habilidades emergentes y relevantes para tu campo. Investiga las habilida-des que los líderes de la industria están buscando y busca recomendaciones de expertos en tu red para cursos específicos con valor práctico.

2. Hazte sincrónico: A pesar de la comodidad del aprendizaje asincrónico, la interacción en tiempo real es crucial para mantener la motivación y el compromiso. Participar en cursos en vivo o formar grupos de estudio con objetivos similares puede mejorar la camaradería y la colaboración.

3. Implementa el aprendizaje de inmediato: Aplica lo que aprendes en la práctica. Realizar tareas basadas en lo que has aprendido ayuda a reforzar la memoria y la comprensión. Encuentra oportunidades para utilizar tus nuevas habilidades en proyectos reales.

4. Establece un punto de referencia dorado: Define metas claras y específicas para tu aprendizaje en línea. Establece objetivos profesionales que deseas alcanzar y utilízalos como motivación para mantenerte enfocado y comprometido con tu desarrollo.

“Estos no son los únicos hábitos que pueden ser efectivos para aprovechar al máximo el aprendizaje en línea. Si bien estos cuatro hábitos son muy valiosos, hay otros enfoques y prácticas que también pueden influir positivamente en el éxito del aprendizaje continuo y online”, puntualiza Villarroel.

Cada persona puede encontrar un enfoque que funcione mejor para su estilo de aprendizaje, objetivos y situación personal. La combinación de estos hábitos con otras estrategias, como la gestión del tiempo, la autodisciplina y la búsqueda constante de retroalimentación, puede contribuir aún más al éxito en el aprendizaje en línea y en el desarrollo profesional en general.