La Economía Naranja o Economía Creativa es el conjunto de actividades a través de las cuales las ideas se transforman en bienes y servicios culturales y creativos, cuyo valor está o puede estar protegido por derechos de propiedad intelectual

11 de abril de 2024, 9:52 AM
11 de abril de 2024, 9:52 AM

Productoras de video, asociaciones de artesanos, emprendimientos de turismo, de gastronomía, escritores y artistas de diversas ramas se unieron a representantes de universidades para trabajar en propuestas para la reglamentación de la Ley Municipal 1354 de Economía Creativa, que impulsan el Gobierno Autónomo Municipal de Cochabamba, el Instituto de Progreso Económico Empresarial (IPEE) de la Universidad Franz Tamayo, Unifranz,  la Cámara de Industria, Comercio y Servicios (ICAM), la Fundación Kallpa y la Red cultural MERCOSUR.

“Estar en la etapa de reglamentación es un logro porque se están generando políticas desde el sector público para fortalecer este tipo de actividades. Hoy tenemos al Gobierno Municipal trabajando por una reglamentación, dialogando con artistas, escritores, emprendedores, artesanos (...). Hemos conseguido que la academia esté presente, con centros de investigación y otras instituciones, eso nos alegra mucho”, afirmó la directora del IPEE, Gabriela Sanjinés.

La Economía Naranja o Economía Creativa es el conjunto de actividades a través de las cuales las ideas se transforman en bienes y servicios culturales y creativos, cuyo valor está o puede estar protegido por derechos de propiedad intelectual, según una definición del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En Bolivia, el IPEE, Unifranz, el ICAM y la Alcaldía de Cochabamba trabajan para extender el concepto, identificar sectores, promover actividades y crear políticas de fomento y desarrollo de este numeroso y diverso sector económico del país.

Es así que, al iniciar el mes de abril, las instalaciones de Unifranz en la capital del valle recibieron a representantes de cerca de un centenar de asociaciones, organizaciones y grupos de actores económicos dedicados a la economía creativa o economía naranja.

Juntos comenzaron a esbozar la reglamentación de una norma edil pionera en su género en Bolivia, ya que incorpora emprendimientos económicos que hasta hace unos años no eran incluidos en los grandes indicadores económicos, por lo que se carecía de políticas públicas para su fomento y desarrollo.

“Cochabamba pasó de ser el granero de Bolivia a tener inmensos yacimientos de talento creativo. Este (el reglamento de la norma) es un compromiso de autoridades del municipio, líderes empresariales y diversos sectores. No queremos tener fronteras, queremos ser un ejemplo de ciudad con habitantes inteligentes, creativos, tecnológicos y cultos”, afirmó el vicerrector de Unifranz sede Cochabamba, ingeniero Rolando López.

La creatividad como materia prima

Con sólo seis años, Roberto Araníbar se subió por primera vez a un escenario. Siendo niño descubrió que actuar era su vocación y pensó que también podía ser su medio de subsistencia. No obstante, al crecer entendió que el teatro no era una actividad económica considerada “formal”, por lo que tuvo que dirigir sus intereses a otras actividades: el diseño de modas y más tarde el Marketing y Publicidad, ocupaciones que, junto con el teatro, tienen algo en común: la creatividad como materia prima.

“Desde los seis años hago teatro y también soy diseñador de moda, vivo de la economía naranja. Lo bueno de esta economía es que siempre que la mente crea, genera más, eso es lo particular y esencial de esta economía. Ahora estudio Publicidad y Marketing en Unifranz, falta poco para graduarme. Pienso que mientras exista un humano en la Tierra, la creatividad no va a dejar de existir”, afirma Araníbar, integrante de la Red Cultural Mercosur, que también fue parte de las mesas de reglamentación de la norma edil de Economía Creativa.

Araníbar es uno de los precursores del concepto de economía naranja y hasta hace una década dedicó parte de su tiempo a buscar instituciones que visibilicen a su sector y desarrollen políticas públicas a la medida de los grupos económicos que estaban excluidos.

“Hace nueve años creamos Pulso Naranja, con el que comenzamos a hablar de lo que es esta economía. Visitamos a autoridades e instituciones, pero nadie nos entendía ni tenía idea del concepto. Así llegamos a Unifranz, el vicerrector López creyó en el discurso de la economía creativa y la universidad se convirtió en el puntal de lo que es llamada a hacer la academia: con el IPEE se generó investigación y el censo de economía naranja, que nos entregó datos de la situación del sector. Sin datos no se pueden generar políticas, por eso el censo ha hecho posible esta ley que ahora estamos reglamentando”, declaró el actor, diseñador y publicista.

Unifranz

La Ley de Economía Creativa fue promulgada en septiembre de 2023 por la municipalidad de Cochabamba

Diálogos para hallar consensos

La Ley de Economía Creativa fue promulgada en septiembre de 2023 por la municipalidad de Cochabamba. Para reglamentar la norma, la Alcaldía —con el apoyo del IPEE y Unifranz— organizó cinco mesas de trabajo con el objetivo de generar propuestas de artículos de la normativa, que fueron enviadas a las autoridades para su respectiva evaluación y posterior aprobación.

“Después del trabajo de las mesas de diálogo ahora es la Alcaldía la que sistematizará las propuestas, tomará en cuenta todas las sugerencias y posteriormente socializará el documento”, apuntó la directora del IPEE.

Asimismo, el director de Desarrollo Productivo de la Alcaldía cochabambina, Óscar Velarde, destacó la importancia de generar espacios de consenso entre sectores, para definir una norma que incluya a grupos económicos cuya importancia de a poco comienza a ser visibilizada.

“Sabemos muy bien los recursos naturales pueden acabarse como el tema del gas, entonces Cochabamba tiene casi un 70% de potencial emprendedor en gastronomía, tecnología y en otros rubros; queremos que esos grupos que aportan sean tomados en cuenta con la normativa y luego ésta sea tomada en cuenta a nivel nacional”, manifestó Velarde.

La confianza de la ICAM en esta norma refuerza su confianza en impulsar las nuevas propuestas económicas y, además, proyectar iniciativas para potenciar los emprendimientos y generar riqueza.

“El emprendedor joven, el que no tiene recursos, a veces se queda con los sueños porque no tiene recursos para hacerlo. Si hay un recurso del municipio, gubernamental o privado creo que todo puede ser más viable. Deberíamos salir no sólo con el reglamento, sino con labores específicas para impulsar la economía creativa”, declaró el presidente de la ICAM, Amilkar Rocha.

Con las propuestas planteadas, en el transcurso de las próximas semanas, la Alcaldía informará sobre el avance de la reglamentación y compartirá el contenido de la norma con los sectores involucrados, para su posterior aplicación dentro del municipio de Cercado, capital del departamento de Cochabamba.