Desde la cordillera y el altiplano hasta los llanos y la amazonía, Bolivia está llena de espectaculares vistas, tesoros arqueológicos y una cultura milenaria que atrae a miles de turistas extranjeros y nacionales

19 de marzo de 2024, 9:48 AM
19 de marzo de 2024, 9:48 AM

Desde la cordillera y el altiplano hasta los llanos y la amazonía, Bolivia está llena de espectaculares vistas, tesoros arqueológicos y una cultura milenaria que atrae a miles de turistas extranjeros y nacionales.

Para Javier Rivera, director de la carrera de Administración de Hotelería y Turismo de la Universidad Franz Tamayo, Unifranz, Bolivia cuenta con un potencial turístico inigualable y único en el mundo.

“Independientemente del tipo de turista, usualmente las personas que llegan a Bolivia lo hacen buscando dos tipos de experiencias. Por un lado, la belleza natural de sitios que no van a poder encontrar en otras partes del mundo, como el Salar de Uyuni o el Madidi y, por otra parte, buscan el turismo cultural. En este sentido, intentan conectar con las culturas locales, aprender de ellas, ver sus procesos de producción, ver todo el conocimiento adquirido a través de generaciones y eso se ve a través de su cultura. Todo aquello que es resaltante como la belleza del salar, la exuberancia del Madidi o la experiencia de vivir en una ciudad de altura como La Paz son los detonantes que llaman la atención del que se anima visitar Bolivia”, dice el experto.

Por su parte, Enrique Saravia, presidente de la Asociación Boliviana de Turismo Receptivo indica que es una prioridad para el país promocionar nuestros principales destinos en los mercados internacionales con el objetivo de atraer a turistas internacionales y generar un mayor ingreso de divisas al país.

“Tenemos que elaborar políticas de promoción conjuntas y atraer a turistas que vengan y vuelvan a Bolivia”, agrega.

Los destinos imperdibles

Saravia indica que existe una infinidad de destinos turísticos en el país, los cuales se acomodan a diferentes tipos de turistas, pero, en su opinión, seis destacan por sobre el resto.

Salar de Uyuni y las lagunas de colores

“Comenzando el viaje, el Salar de Uyuni, uno de nuestros destinos estrella se sitúa en lo más alto de la lista, con su paisaje de otro planeta, las noches estrelladas, los paseos por el desierto de sal y sus hermosos hoteles”, indica.

El Salar de Uyuni es el desierto de sal más alto y grande del mundo. Su extensión es de aproximadamente 12.000 km2. Además, es la mayor reserva mundial de litio del continente.

En época de lluvias, el agua queda en la superficie del Salar y produce un reflejo como el de un espejo. Muchos turistas lo visitan sólo para apreciar ese paisaje ya que el horizonte se pierde en el reflejo, el cielo se confunde con él y parecería flotar en las nubes. 

El «efecto espejo» del salar permite crear videos de 360° y unas fotografías increíbles. Además de la sensación de estar realmente flotando entre el cielo y la tierra. Durante la época seca, la magnificencia del paisaje es ideal para las fotos en perspectiva.

Por su parte, las lagunas de colores, llamadas así por las distintas tonalidades que presentan, debido al contenido de minerales que poseen ofrece paisajes impresionantes y una gran cantidad de fauna autóctona de aves que las visitan.

Unifranz


El fuerte de Samaipata

Con su clima cálido y su gente hospitalaria, Samaipata se ha ganado el corazón de los turistas internacionales que llegan cada año al municipio ubicado en el departamento de Santa Cruz a visitar su más grande atractivo, “El Fuerte” una roca tallada de hace más de 2 mil años, declarada por la Unesco como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Samaipata es, además, un sitio de encuentro de muchas culturas donde se festeja el Lucero del Alba, que para la cultura Guaraní significa el inicio de un nuevo amanecer renovando las esperanzas y la luz que los encamina a la “tierra sin mal”.

Saravia señala que este destino es un gran refugio natural para las personas que busquen alejarse del bullicio de la ciudad.

La cordillera Real

“Las montañas nevadas de la cordillera Real ofrecen a los turistas, no solo vistas espectaculares, sino también la oportunidad única de escalar algunas de las cumbres más hermosas de los Andes”, expresa el presidente de Abatur.

La cordillera Real, ubicada en el departamento de La Paz, se alza como una barrera natural entre los andes y la amazonía, un lugar lleno de magia y cultura, desde sus estribaciones transcurre el agua que alimenta los bosques amazónicos y el altiplano.

Con nevados de alturas que fluctúan entre 5.500 metros y 6.500 metros sobre el nivel del mar, conforman una cadena montañosa de 600 nevados que se suceden en una longitud aproximada de 200 kilómetros. Dividen el altiplano a 4.000 metros de altura y la región amazónica a 500 metros.

Las distintas cumbres de la cordillera desafían la práctica del Andinismo, brindando la oportunidad de realizar en ellas escalada en roca y hielo, ascensiones, caminatas por caminos prehispánicos, esquí de travesía, esquí alpino (5.100 a 5.300 mts.), trekking y bicicleta de montaña (Zongo), además de experimentar sensaciones de profunda paz y serenidad al admirar las aguas de sus lagunas con escenarios y paisajes realmente fascinantes.

El camino del Takesi

Este camino precolombino, que comienza en las faldas de la cordillera y llega hasta la localidad de Yanacachi en los Yungas de La Paz forma parte del camino del inca o Qhapac Ñan, una red de senderos que se extiende desde Ecuador en el norte hasta Argentina y Chile, en el sur.

“A través de este camino se puede ver el cambio de microclimas desde el altiplano, pasando por la cordillera hasta los valles yungueños, en una experiencia de trekking llena de hermosos paisajes y cultura, ya que las piedras por las cuales se camina llevan cientos de años ahí, puestas por las culturas que nos precedieron”, agrega Saravia.

El Madidi y la amazonía

El Madidi es la reserva natural y área protegida más rica del mundo, que se expresa en la diversidad de ecosistemas y de especies de flora y fauna. Contiene 12 grandes formaciones vegetales, el mejor ejemplo de sabanas prístinas y los bosques montanos más extensos y mejor conservados de Bolivia.

Hasta el momento se han identificado en el área 193 familias y 8.244 especies de plantas vasculares, lo que representa alrededor del 60% de la flora boliviana. De estas especies, 110 son nuevas para Bolivia y 93 endémicas. Madidi alberga asimismo una diversidad de animales, confirmándose la presencia de 1.466 especies de vertebrados. Se estima que, en la medida en que aumente la información científica sobre la región, el número de vertebrados podría superar las 2000 especies.

Por otra parte, es un área de gran diversidad cultural, habitada por diversos grupos culturales de habla tacana: toromonas, araonas, ixiamas, tacanas, cavinas, esse ejjas, uchupiamonas, eparamonas y pamainos. También compartieron el territorio comunidades de origen leco.

Unifranz


Toro Toro

Ubicado en el departamento de Potosí. El parque nacional de Toro Toro es un lugar detenido en el tiempo, marcado por las huellas que dejaron los dinosaurios que pasearon por sus tierras hace millones de años.    

Su cañón, el Vergel, la cueva de Umajalanta y la Ciudad de Itas son otros de los atractivos que ofrece este destino, que además es un punto mundial para la observación de aves y el ecoturismo en el país.

Otros destinos

“Tenemos un potencial enorme en el país, donde la cultura y la naturaleza son nuestros principales atractivos, reservas naturales, centros arqueológicos, ciudades llenas de cultura son nuestra oferta”, explica Rolando Mendoza, miembro de la Mesa de Turismo y director de la Cámara Hotelera de La Paz.

Mendoza indica que cada población, cada municipio y comunidad tiene un potencial turístico sin par y cada día se descubren nuevos destinos, sin embargo, el experto resalta algunos como La Chiquitanía en Santa Cruz, el valle de Los Cintis en Chuquisaca y los ríos amazónicos en los departamentos de Beni Y Pando.

“Tenemos miles de atractivos y cada día descubrimos muchos más. Lo que nos falta es trabajar en esos productos para agregarles valor, darles facilidad de acceso, condiciones de servicios, son cosas muy fáciles que se resumen en un cambio de actitud positivo y un trabajo conjunto”, expresa.