Benjamín Largo defiende las ventajas que la tecnología aporta al desarrollo de la medicina actual

26 de diciembre de 2022, 11:00 AM
26 de diciembre de 2022, 11:00 AM

El avance de la tecnología y su aporte al desarrollo de muchos ámbitos de la sociedad es de gran importancia en la sociedad contemporánea. La medicina, por ejemplo, se ha beneficiado en gran medida por los nuevos avances y ha incidido positivamente en la mejora de la calidad de vida de la población. 

En este contexto, “la aplicación de la tecnología en la formación de los estudiantes es fundamental para que, al lograr su profesionalización, estén a la par de los avances de la medicina”, según Benjamín Largo, especialista en medicina tropical, urgencias, emergencias médicas y experto en formación de profesionales en salud.

La digitalización de múltiples servicios, la creación de nuevos y más eficaces tratamientos, la fabricación e implementación de tecnología más avanzada, son solo algunas de las ventajas que la tecnología ha brindado al rubro sanitario.

Día a día, más y mejores sistemas tecnológicos se integran en los centros hospitalarios, permitiendo al personal sanitario brindar un mejor servicio, y a la población, tomar mayores recaudos en el cuidado y prevención de su salud.

La creación de nuevos softwares para el sector salud almacenan información útil y relevante de los pacientes. Estas bases de datos sobre pacientes, al ser contrastados, permiten a los especialistas conocer con exactitud la historia clínica.

Desde luego, la aplicación de la tecnología no se circunscribe únicamente a la aplicación de la medicina a nivel profesional. Resulta fundamental durante la formación de los futuros profesionales del área. Materiales de simulación digitales, recursos en línea cada vez más interactivos, entre otros, permiten que el estudiante esté mejor preparado al tener sus primeras experiencias en la atención de pacientes.

“Al llegar a la práctica hospitalaria, el conocimiento previo de la tecnología por parte de los estudiantes es fundamental, porque tener un conocimiento adecuado genera mayor confianza en el profesional de la salud. El conocer y usar adecuadamente los equipos nos pone a la vanguardia ante cualquier institución de salud”, añade Largo, coordinador de la carrera de Medicina en Unifranz.


Estudiantes de medicina utilizan recursos digitales para complementar su formación



Tecnologías que han cambiado la medicina

“La tecnología dio pasos agigantados, sobre todo en cuanto a las cirugías a distancia, ya que podemos operar incluso estando en otra parte del mundo, sin necesidad de estar presentes”, dice Largo.

Si bien el origen de la telemedicina corresponde a la década de los 70, como una forma de luchar contra las barreras geográficas. Gracias a la utilización de los recursos tecnológicos se extiende el acceso a los cuidados de salud, especialmente en zonas rurales y países en desarrollo. Su aplicación se profundizó a partir de la llegada de la crisis sanitaria, a raíz de la pandemia del Covid-19.

La comunicación y la facilidad para relacionarse con otros profesionales mediante plataformas de debate en línea, reuniones en tiempo real, acceso inmediato a información desde cualquier parte del mundo,  desemboca en mayores beneficios.

En tiempos del big data y del acceso inmediato a las publicaciones científicas, un médico puede comparar el caso de un paciente con el de otros cientos en distintos lugares del planeta, haciendo posible la identificación más inmediata de diversos factores de riesgo y posibles tratamientos a seguir.

Para Largo, sin duda, uno de los mayores logros de la medicina moderna son las cirugías robóticas, que permiten una precisión mucho mayor y se aplican principalmente en casos de alta complejidad como intervenciones neurológicas o cardíacas.

“En la actualidad, es imposible hablar de medicina y tecnología como áreas ajenas una de otra. Por ello la aplicación de ésta es tan esencial desde la etapa inicial de formación de estudiantes de medicina y, en general, de todos los profesionales de salud; para que lleguen al campo laboral preparados para brindar a sus pacientes un servicio con calidad, calidez y, sobre todo, con una formación de vanguardia” apunta.   

En un futuro cercano se habla de una medicina mucho más personalizada, sin tratamientos tan genéricos. Al tener tratamientos más acordes a la realidad individual, aumentará la eficacia. Por ejemplo, las impresoras 3D ya han abierto un mundo a la hora de ayudar a la sociedad. El que puedan fabricarse órganos, haría que dejara de haber esperas para los trasplantes entre muchas otras cosas.