Otro de estos estigmas o creencias generalizadas sobre los hijos únicos es que son mejores en la escuela, una creencia que podría tener algo de razón

23 de febrero de 2024, 9:00 AM
23 de febrero de 2024, 9:00 AM

Durante años fueron vistos como una rareza, pero el cambio en las dinámicas familiares los ha hecho más comunes. Los hijos únicos cargan varios estigmas sobre sus espaldas, por ejemplo, muchas veces se los considera caprichosos, consentidos y manipuladores, pero también creativos e innovadores.

Otro de estos estigmas o creencias generalizadas sobre los hijos únicos es que son mejores en la escuela, una creencia que podría tener algo de razón.

“Los hijos únicos pueden ser diferentes de aquellos que tienen hermanos y esto se basa en la teoría de que las experiencias de crianza y las interacciones familiares pueden influir en el desarrollo de la personalidad y el comportamiento de un niño. Sin embargo, es importante recordar que no todos los hijos únicos serán iguales, ni todas las diferencias serán significativas, todo depende de la crianza y su influencia en la personalidad de los hijos únicos que pueden variar de un individuo a otro”, señala el director de la carrera de Psicología de la Universidad Franz Tamayo, Unifranz, James Yhon Robles.

El estudio “Differences in School Performance Between Only Children and Non-only Children: Evidence from China,” evaluó el desempeño de más de 90.000 estudiantes de cuarto grado, de los cuales casi un tercio eran hijos únicos.

unifranz

Los hijos únicos forman relaciones sociales más fuertes fuera de la familia

Esos hallazgos también se replicaron en otros países. En su estudio,"Examining sibling configuration effects on young people’s educational aspiration and attainment", Feifei Bu de la Universidad de Essex en Inglaterra informa que "los primogénitos (ya sean hombres o mujeres) tienen aspiraciones más altas y que estas aspiraciones juegan un papel importante en la determinación de los niveles posteriores de logro".

El análisis exploró varias preguntas, que incluyen: ¿El estado de hijo único afecta el rendimiento en matemáticas, la condición física, el sentimiento escolar y las expectativas de la escuela? Los resultados generales apuntan a que los niños únicos se desempeñan mejor académicamente y tienen sentimientos más positivos sobre la asistencia a la escuela.

¿Todos los hijos únicos van a la cabeza de la clase? Por supuesto que no, pero estos estudios sugieren que los niños únicos tienen una ventaja distintiva. Sin embargo, los beneficios educativos de su estatus de ser únicos corren el riesgo de que los padres ejerzan demasiada presión académica sobre un hijo único, que puede terminar con un sentimiento y una actitud negativos sobre la escuela.

“Los hijos únicos forman relaciones sociales más fuertes fuera de la familia, ya que no tienen hermanos con quienes interactuar regularmente en casa y , generalmente, experimentan mayor presión para tener éxito académico o profesional, ya que los padres no tienen otros hermanos en quienes enfocar sus expectativas”, dice el psicólogo.

unifranz

La crianza de un hijo único puede ser muy positiva si se proporciona un entorno de apoyo y amor

Robles considera que es importante tomar estos estudios de manera crítica y considerar las particularidades de cada caso, ya que la crianza de cada hijo es diferente.

El especialista agrega que algunos factores que diferencian a los hijos únicos de los hijos con hermanos son los siguientes podrían influir en un mejor rendimiento académico.

Por ejemplo, los hijos únicos reciben mayor atención de los padres ya que no tienen que competir con hermanos por la atención. Por otra parte, cuentan con mayor independencia desde una edad temprana, ya que no tienen hermanos de los cuales  depender, lo que repercute en el desarrollo de habilidades de resolución de problemas y toma de decisiones de manera más autónoma”, explica el psicólogo.

Finalmente, los hijos únicos suelen tener falta de experiencia en relaciones fraternales con menos experiencia en la resolución de conflictos y la negociación de relaciones con hermanos, lo que podría influir en sus habilidades interpersonales.

“La crianza de un hijo único puede ser muy positiva si se proporciona un entorno de apoyo y amor, al igual que la crianza de un niño con hermanos”, apunta Robles.

El psicólogo agrega que las diferencias en la personalidad y el comportamiento de un individuo están influenciadas por una amplia gama de factores, incluyendo la personalidad innata, el entorno familiar, la cultura y las experiencias personales, no solo si fueron hijos únicos o si tuvieron que compartir la atención de sus padres con hermanos.

“Cada familia es única, y lo más importante es que los padres brinden amor, atención y orientación a sus hijos, independientemente de si tienen hermanos o no. Esto influye en el proceso de individuación y construcción de la personalidad y el comportamiento de un niño dependen en gran medida de cómo se críe y se forme su carácter, más que de su posición en la familia”, concluye.