Muchas mujeres priorizan su carrera personal o profesional durante su juventud y retrasan la maternidad a un segundo plano. Un claro ejemplo pasa en el mundo del cine

21 de abril de 2023, 7:40 AM
21 de abril de 2023, 7:40 AM

En las últimas décadas, la postergación de la maternidad se ha convertido en un fenómeno social frecuente. Las mujeres optan por desarrollar, primero, sus proyectos de vida y posponer el momento de ser madres para cuando se encuentren en los 40 años, aproximadamente. Se considera una edad de plenitud en su realización personal, como mujer, profesional y laboralmente.

Varios factores motivan a las mujeres de hoy a retrasar o rechazar la maternidad. La prioridad se encamina hacia una búsqueda de estabilidad económica y relegan la procreación para más adelante. También alegan que no encuentran una pareja adecuada o, en muchos casos, se conforman familias con segundas parejas. 

Hace unos días, la actriz norteamericana Hilary Swank, de 48 años de edad, anunciaba a través de sus redes sociales que había dado a luz a mellizos. Seis meses antes, cuando anunció su embarazo muchas personas la juzgaron, por considerar que 48 años es una edad ''crítica'' para ser madre y los niños podrían tener alguna complicación.

Al igual que Swank, varias mujeres del cine y espectáculo han tenido hijos pasados los 45 años. Chloë Sevigny tuvo a su primer hijo a los 45 años; a los 47 años dieron a luz Halle Berry y Susan Sarandon. La cantante Janet Jackson dio a luz a un niño cuando tenía 50 años. Y, en verano de 2019, la actriz Brigitte Nielsen fue madre a los 55 años.

Claudia Arauco, directora de la carrera de Medicina de la Universidad Franz Tamayo, Unifranz, asegura que existe controversia en la precisión de la edad óptima para ser madre.

Desde un punto de vista fisiológico, hay expertos que la sitúan en un rango que va desde los 18 hasta los 30 años. Otros autores plantean que la mejor edad para ser madre abarca desde los 20 hasta los 35 años, e incluso hay autores que no determinan de forma clara si el límite son los 35 o los 40 años.

“Sin embargo, la fertilidad de la mujer va disminuyendo con la edad hasta llegar a la menopausia (final de la edad reproductiva) con una edad que varía entre los 45 y 52 años. Conforme pasan los años, la cantidad y calidad de los óvulos de una mujer disminuye, por lo tanto, la fertilidad también”, sostiene.

En contrapartida, Santiago Montecani, director de Psicología, también de Unifranz, considera que, emocionalmente hablando, no existe “una mejor edad o edad ideal para tener hijos”, porque las personas van madurando o cambiando a lo largo del tiempo.

“La estabilidad emocional o madurez varía por diferentes factores. Por ejemplo, en España le están aumentando la edad para independizarse (…). Ya sea por cuestiones socioeconómicas o porque anhelas tener hijos, puedes embarazarte a los 20 años, a los 30, a los 40 o, a lo mejor, a los 50. Quién no ha criado un hijo o un nieto con más de 60 años y le ha ido muy bien. Emocionalmente, depende mucho de la persona”, puntualiza.

El psicólogo asevera que es muy lícito que las mujeres quieran realizarse y conseguir sus objetivos personales laborales y su plan de vida, antes de casarse o animarse a tener hijos.

“El tener un hijo a los 40 o después, no creo que afecte la relación madre e hijo. Evidentemente puede afectar un poco a nuestra condición física, pero conocemos personas con 40 o 50 años que están en muy buena condición física y emocional”, indica.

Para el académico, quien quiera tener hijos que los tenga a la edad que quiera (siempre y cuando sea mayor de edad), pero que esas mujeres tienen que pensar cómo les gustaría que sea su relación con su hijo o hija. 

La etapa emocional idónea para la maternidad no siempre concuerda con el tiempo fisiológico



Riesgos del embarazo a partir de los 40

Sin embargo, Arauco matiza otro tipo de problemas. Después de los 40, se enfrentan a un mayor riesgo de enfermedades muy particulares como la diabetes gestacional, presión arterial alta, preeclampsia, eclampsia, enfermedades del corazón, cáncer de mama, y abortos involuntarios. Además de que los hijos también enfrentan un mayor riesgo de problemas cromosómicos.

“De acuerdo a varios artículos de investigación, los recién nacidos de madres de edad avanzada tienen más incidencia de bajo peso al nacimiento y de presentar defectos congénitos", indica.

La doctora Arauco indica que los embarazos de alto riesgo, en mujeres que pasaron la edad óptima para el embarazo, es mayor el riesgo de que se presenten problemas de salud antes o después del parto, o en su transcurso, para la mujer y el bebé por lo que requerirán un acompañamiento personalizado por parte de los médicos.