Escucha esta nota aquí

Ante los miembros del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) Jhanisse Vaca Daza, activista por los Derechos Humanos y cofundadora del movimiento Ríos de Pie, no se guardó nada y cuestionó duramente a los integrantes del organismo y a la comunidad internacional, que este jueves recibió a una comisión de Bolivia que explicó los conflictos suscitados entre octubre y noviembre, que derivaron en la renuncia del expresidente Evo Morales. El exmandatario dimitió en medio de denuncias de fraude electoral, que fue confirmado por una auditoría realizada por la propia organización.

Visiblemente emocionada Vaca, señaló que “Bolivia se siente como una mujer abusada porque primero se escuchó al abusador (Evo Morales) y después a la víctima que es Bolivia”. Esto en clara alusión a la gran cobertura que recibió el exjefe de Estado por parte de medios internacionales, luego de que renunciará, el pasado 10 de noviembre, a la presidencia de Bolivia y empezara una campaña alegando que fue víctima de “un golpe cívico policial”.

“Se escucha su versión de la historia. Se le da a él el titular, después de que nosotros hemos hecho todo lo posible para defender nuestra democracia”, apuntó.

Siguiendo su intervención, la activista cuestionó duramente a la comunidad internacional y a las organizaciones defensoras de Derechos Humanos, por no realizar ningún tipo de informe sobre la violación de Derechos durante el régimen del expresidente.

“Yo tenía 14 años cuando el régimen de este individuo (en 2007) mató a tres personas en mi ciudad natal Sucre. Pero hubo un silencio cómplice a favor de Evo Morales”, dijo

Delante de los representantes de los diferentes Estados que conforman la OEA, Vaca denunció que existe una campaña de desinformación a escala global, que busca dejar de lado el fraude electoral, detectado también por la OEA, en las elecciones del  20 de octubre, cuyos resultados “dolosamente alterados” favorecieron a Evo.

“La democracia, la libertad la justicia, los derechos humanos, esos valores de los que tanto se hablan en esta sala los defendimos con carne, hueso, sudor y lágrimas en las calles. Yo quisiera preguntarles a los representantes ¿de qué otra forma querían que defendamos a nuestra democracia cuando nos sentíamos totalmente ignorados por la comunidad internacional?”, cuestionó.

En este contexto, aseguró que en 21 días de protestas Bolivia “hizo más por si misma que lo que hizo la comunidad internacional por nosotros en años”.

“Espero que esta sea la última vez la comunidad internacional es complaciente ante la imagen de Evo Morales porque creó la imagen de un falso indigenismo”, dijo.

Además, calificó de una revolución al movimiento que exigió la renuncia del dirigente cocalero y que rechazó el fraude electoral. Incluso, llamó a los actores políticos a no abrogarse el éxito de las manifestaciones populares que terminaron con la salida de Morales.

“Fue una campaña de resistencia civil, no violenta, que funcionó en todo el país y al final nos devolvió la democracia que tanto estábamos buscando. No le pertenece a ningún partido ni a ningún líder político o a una sola persona, sino a todos y cada uno de los bolivianos”, dijo.

Así fue la sesión de la OEA en la que participó la activista Jhanisse Vaca Daza:​​