Escucha esta nota aquí

La experta en nutrición Rita Medina brinda algunas recomendaciones para planificar su menú con opciones. Explica que para reforzar las defensas de nuestro organismo es importante que vigilemos y cuidemos la alimentación, es esencial para tener un sistema inmunitario fuerte que nos  proteja frente a virus y bacterias.

Aconseja hacer un menú semanal o quincenal con las opciones propuestas por ella. De esta manera podrá comprar los alimentos que necesita de acuerdo con su menú, evitará comprar más de lo necesario y su alimentación será más variada y no repetitiva. A continuación exponemos una dieta básica equilibrada, que puede servir como modelo:

1.- Líquido. Beba mucho, en cantidades pequeñas repartidas durante todo el día y entre comidas, un mínimo  de 2,5  a 3 litros, entre agua y refrescos de fruta sin azúcar, puede usar miel de abejas (una cucharilla de miel es igual a tres cucharillas de azúcar). Hay que evitar el café en lo posible, los refrescos con cafeína y gaseosas.



2.- Desayuno. Hay distintas opciones. Fruta, cereales integrales, con yogur biológico, pan integral y tomate. Algo de queso (mejor si es fresco), frutos secos, infusiones, leche de soja o leche de vaca.



3.- Merienda. También hay diferente opciones. Fruta, pan integral con queso, revuelto de huevos, tortilla, huevos pasados, tomates y otros.



4.- Almuerzo. O carnes rojas una o dos por semana, carnes blancas do s a tres por semana, huevos 4 a 6  a la semana. Asimismo, es recomendable consumir quinua preparada en pasteles, guisos o hamburguesas albóndigas y puede ser en preparaciones cocinadas al jugo, al horno o a la plancha, menos frituras. En este punto también es necesarios el consumo de leguminosas y cereales. Granos como lentejas, frejol, garbanzos que son alimentos ricos en proteínas. Puede mezclar cereales con arroz, maíz, trigo, con leguminosas, como frejol  lentejas o garbanzos y tendrá una proteína similar a la carne. 



De igual forma, en importante el consumo de verduras crudas (ensaladas) y cocinadas, todas las variedades, la mitad del plato deben ser verduras variadas, cuanto más diversas sean más oportunidad tendrá su organismo de recibir los nutrientes que necesita especialmente  para subir sus defensas, no olvide que son fuentes de vitaminas  y minerales.

5.- Merienda de la tarde. Al igual que la merienda de la mañana, se recomienda  el consumo de yogur con fruta, plátanos, frutos secos, pan , galletas, tostadas de preferencia  integrales e infusiones.



6.- Cena. Es más o menos como la comida; también sopas o hervidos de verduras, y otro. Consuma menos cantidades, ya que irá  a dormir y no podrá digerir ni gastar la energía durante el descanso y los carbohidratos, como el pan, arroz, pastas, papa, camote etc. se guardarán como grasa, por lo que no debe evitarse su consumo. Recuerde que debe cenar máximo a las 19:00 o 7 de la noche, dormir temprano, es esencial para la salud y para la reparación de tejidos que se realiza de 8 a 12 de la noche.



Como conclusión, Medina indica que se requiere un estado nutricional  adecuado, para que se establezca una respuesta inmune primaria y secundaria adecuada; de acuerdo con ello, la terapia nutricional complementaria combate las enfermedades a través de  dietas especiales, con amplia variedad productos para contribuir en las funciones metabólicas específicas . Más  que nutrirse de ciertos alimentos es mejor comer de todo, porque mejora nuestras defensas  y a su vez los nutrientes controlan el estrés.




Comentarios