Escucha esta nota aquí

Futurity / Univ. de California

En un reciente discurso, la joven activista de 16 años Greta Thunberg acusó a los líderes mundiales de descuidar su deber e insistir en los problemas que una generación creó sobre las espaldas de otra, que es la juventud de hoy. Su discurso estuvo moralmente cargado, pero ¿cómo afectó este recurso a la efectividad de sus palabras?

Para responder a esa pregunta, René Weber, director del Laboratorio de Neurociencia de Medios de Comunicación de la Universidad de California, utilizó un sistema desarrollado en el laboratorio, que analiza el encuadre moral del mundo real y los conflictos morales en los mensajes.

Sistemas morales

MoNa (Moral Narrative Analizer) o Analizador Narrativo Moral, es una herramienta que aprovecha algoritmos informáticos, la minería de texto a gran escala y las evaluaciones de un grupo grande y diverso de humanos para decodificar el marco moral innato dentro de diferentes textos. Según Weber, todos los sistemas morales humanos han desarrollado contacto en cinco categorías fundamentales: cuidado/daños; equidad/trampa; lealtad/traición; autoridad/subversión; pureza/profanación.

En línea con el fuerte llamado de Thunberg ante el daño y la injusticia de la actual crisis climática, MoNA identificó el cuidado/daño y la equidad/trampa como los marcos morales dominantes en su discurso.

“La investigación ha demostrado que los liberales son sensibles a las violaciones de la atención y la equidad”, explica Weber, “mientras que los individuos conservadores tienden a poner mayor énfasis en las violaciones de la lealtad, la autoridad y la santidad”, agrega.

Según el análisis, los mensajes climáticos que enfatizan las nociones de cuidado/daño y equidad/trampa, probablemente resultarán más persuasivos entre audiencias liberales.