Escucha esta nota aquí

La expresidenta Jeanine Áñez reveló que el 11 de noviembre de 2019, un día antes de llegar al poder, se reunió con Luis Fernando Camacho y Marco Pumari —entonces líderes de las organizaciones cívicas de Santa Cruz y Potosí— en el Hotel Casa Grande de La Paz.

Esta información está incluida en la declaración que hizo Áñez, encarcelada de manera preventiva desde marzo, ante los fiscales que ahora la investigan por resoluciones contrarias a la Constitución y otros delitos que pudo cometer cuando asumió la presidencia.

Áñez les dijo a los fiscales que ella llegó a La Paz el 11 de noviembre para “contribuir también a una salida constitucional” al vacío de poder que se produjo cuando Evo Morales renunció a la Presidencia, tras un informe de la OEA que halló irregularidades en las elecciones de 2019.

En su declaración que se produjo entre el 7 y 8 de junio en el penal de Miraflores, la exmandataria relató que llegó a La Paz en un vuelo de Amaszonas junto al senador Óscar Ortiz, quien fue su correligionario en el opositor Movimiento Demócrata Social (Demócratas).

Áñez, que estuvo en Trinidad desde las fallidas elecciones del 20 de octubre, recordó que cuando aterrizó en El Alto tuvo que ser trasladada en un helicóptero hasta el Colegio Militar porque los accesos a esa terminal habían sido cerradas por los seguidores de Morales.

La idea de esa operación era llegar a la sede de la Asamblea Legislativa, según recordó, para viabilizar esa salida junto con la bancada del MAS.

“Camacho me mandó a decir que previo a llegar a la Asamblea era preciso que nos encontremos; llegando al hotel subí yo sola; allí estaban como ocho personas, estaba Marco Pumari, Jerjes Justiniano, Luis Fernando Camacho; al resto no los conocía”, afirmó.

Según la exmandataria, esa fue la primera vez que se encontró con el líder cruceño, quien desde el 3 de mayo es el nuevo gobernador de Santa Cruz tras la victoria electoral en los comicios subnacionales de marzo.

“Me dijeron que era un movimiento ciudadano, que no eran de ningún partido político; dijeron que buscaban una sucesión constitucional para pacificar al país; me dijeron que si yo estaba allí era porque mi cargo es lo más apegado a la Constitución, que es la segunda vicepresidencia de la Cámara de Senadores”, puntualizó la exmandataria según el texto al que accedió EL DEBER.

En el relato presentado a los fiscales, la expresidenta recordó que también se reunió con Arturo Murillo, quien entonces era senador por Cochabamba, además de otras personas que a la postre formaron parte del gobierno de transición.

Camacho fue denunciado por la exdiputada del MAS Lidia Patty por los delitos de conspiración, sedición y terrorismo, precisamente por este caso declaró en dos ocasiones ante el Ministerio Público, durante la campaña electoral subnacional.

La expresidenta también explicó que ese día, cuando llegó a La Paz, tuvo que salir de la Asamblea Legislativa disfrazada y ante las amenazas de grupos radicalizados que habían amenazado con “una guerra civil” y en medio de la destrucción de varias unidades policiales.

Recordó que fue maltratada por el excomandante de las Fuerzas Armadas Williams Kaliman, cuando le pidió respaldo en favor de la Policía para pacificar la ciudad. Negó así que ella hubiese alentado a esas fuerzas a reprimir a la población.

Por este caso, Áñez está siendo procesada como exsenadora y por la vía ordinaria. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ya solicitó al Legislativo una autorización para tres juicios de responsabilidades por las decisiones, presuntamente ilegales, asumidas por su Gobierno.

Comentarios