Escucha esta nota aquí

El movimiento antivacuna se movilizó ayer en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz. Estas personas se oponen al Decreto Supremo 4640, que establece que desde el 1 de enero de 2022 se debe presentar el carné de vacunación o una prueba PCR negativa para hacer trámites e ir a lugares públicos. Al mismo tiempo, aumenta la presión para que el vicepresidente David Choquehuanca se vacune. La autoridad volvió a asistir ayer a un evento público en La Paz.

El martes, un grupo sin barbijos se acercó a un punto de vacunación en la ciudad de El Alto. Los antivacunas amenazaron con destruir las dosis, protestaron y agredieron a personal de salud y a quienes estaban en el recinto.

De forma más racional, con carteles, otros grupos de personas se concentraron en las plazas principales de las ciudades de Santa Cruz y Cochabamba.

En la capital cruceña, una médico tomó la palabra y señaló que la vacuna incrementa los efectos de la enfermedad. “La finalidad de la vacuna es evitar las muertes, pero igual tenemos que utilizar barbijos y alcohol. ¿Qué finalidad tiene inmunizarte si de igual manera tendrás que cuidarte?”, dijo.

De hecho, pese a que en esta cuarta ola se rompió el récord de contagios en un día, con casi 5 mil casos, las unidades de terapia intensiva no están colapsadas como ocurrió antes de la vacuna.

En la plaza 14 de Septiembre, de Cochabamba, se produjo otra protesta. En este caso la movilización fue contra el decreto que entrará en vigencia el 1 de enero. El sector se opone a la presentación del carné de vacuna y exigió que, si es que el Gobierno pedirá la presentación de una prueba PCR negativa, esta se haga de manera gratuita. Esta prueba tiene un costo de 500 a 700 bolivianos.

Al respecto, el ministro de Salud, Jeyson Auza, dijo que estos sectores están en su derecho de protestar, pero afirmó que “el decreto exige que en su defecto, si quiero ejercer mi derecho a no ser vacunado, pues debo cumplir el deber de garantizar que yo no soy portador del virus del Covid-19 y eso es a través de la PCR. Así precautelamos la salud de la mayoría de la población que decidió vacunarse para evitar contagios”.

Presión al vicepresidente

Mientras tanto, el vicepresidente David Choquehuanca estuvo ayer en la presentación de un libro. El acto fue en la Vicepresidencia.

En la testera, se acomodaron sillones con la distancia social pertinente, pero el segundo mandatario estuvo sin barbijo bastante tiempo. El salón estaba lleno de personas, habían al menos medio millar. Esta actitud genera malestar en la oposición.

De hecho, el diputado de Comunidad Ciudadana (CC) Alberto Astorga dirigió una misiva a la segunda autoridad del país. En el texto de la carta, tras hacer llegar un saludo al vicepresidente, le exige “que se vacune contra el Covid-19. Le pedimos también que pueda facilitarnos las pruebas necesarias de que usted se ha vacunado”.

El legislador complementa que, pese a “las falencias del plan de vacunación ejecutadas por el gobierno, una parte de la población ya está colocándose la tercera dosis de la vacuna, y tenemos entendido que usted no tiene ni la primera. Nos parece una irresponsabilidad de su parte, ya que no sólo usted corre el riesgo de contagiarse, también pone en riesgo a la ciudadanía”.

La carta le recuerda que el 1 de enero entrará en vigencia el dereto 4641 y “establece la obligatoriedad de portar el carnet de vacunación como requisito para ingresar a espacios públicos”. Lo conmina a que “para incentivar la población a vacunarse, por el bien de la salud pública, es importante que nosotros, las autoridades electas por el voto ciudadano de los diferentes Órganos del Estado actuemos con el ejemplo en todo momento y más aún cuando los contagios se incrementan en el país”.

El Gobierno presentó este miércoles el nuevo carné de vacunación y la aplicación de verificación de su autenticidad, que además contará con una verificación de código QR que no podrá ser adulterado, con la finalidad de evitar falsificaciones.

Los ministros Auza y María Nela Prada fueron los encargados de detallar las vías por las que se puede acceder al documento. La primera es desde el portal del Ministerio de Salud y la segunda desde la aplicación ‘Unidos contra el Covid-19’.

La presión contra Choquehuanca también viene desde el interior del Movimiento Al Socialismo (MAS) y sus sectores sociales afines. El ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi, pidió al vicepresidente que se haga inmunizar. Lo mismo el diputado Héctor Arce, allegado a Evo Morales.

Bolivia está ingresando al pico de la cuarta ola de coronavirus. El Gobierno garantizó las vacunas, pero hay sectores que las rechazan por diversas razones. Choquehuanca, de una comunidad campesina, hasta ayer no estaba registrado en el portal del registro de vacunación del Ministerio de Salud y Deportes

Comentarios