Escucha esta nota aquí

Un día después de que se publicara la última encuesta nacional de la tendencia del voto en Bolivia, dos legisladores de Demócratas de Cochabamba anunciaron su respaldo al candidato de Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa. Posterior a ello, la candidata a vicepresidente de Bolivia Dice No (BDN), Shirley Franco, anunció que el alcalde suspendido de la Llajta, José María Leyes, era apartado de la alianza. Estas dos acciones dejan entrever una fractura en la tienda política base de BDN.

Los asambleístas que hicieron explícito su apoyo a Mesa la mañana de este jueves son Freddy Gonzales y Lineth Villarroel. Ambos dejaron en claro que no confían en que Oscar Ortiz pueda hacerle frente a Evo Morales en los comicios del 20 de octubre.

“Nuestra posición es clara, todos debemos votar de forma unida para garantizar una segunda vuelta y eso significa votar por el candidato que tiene más posibilidades (…). Evidentemente el que está con mayores posibilidades de llegar a una segunda vuelta es Carlos Mesa”, dijo Villarroel, según publica el diario Los Tiempos.

Tras la declaración de los legisladores la compañera de fórmula de Ortiz, Shirley Franco –que es de Cochabamba–, confirmó la suspensión de Leyes de la alianza Bolivia Dice No. El alcalde suspendido se hizo del mando de la Alcaldía de la Llajta por el Movimiento Demócrata Social (MDS) y por acusaciones de corrupción se encuentra alejado del cargo.

Franco explicó que tanto Gonzales como Villarroel son leales a Leyes y que en consecuencia actuaron. “El día de hoy se arrogan la participación de un partido para hacer un llamado para un voto útil. Esta es una reacción de la gente de José María Leyes, nosotros hemos tomado la decisión de suspenderlo”, sostuvo, según publica el rotativo Opinión.

BND niega desbande

La coordinadora de campaña de Bolivia Dice No en Cochabamba, Cinthia Mendoza, descartó que este frente hubiera sufrido algún desbande. Justificó esta aseveración asegurando que los asambleístas departamentales Freddy Gonzales y Lineth Villarroel, que pidieron el voto para otra agrupación política, no habían participado en la campaña electoral.

“Es muy irresponsable y bajo hablar a nombre de un partido al que ya no representan.  Hay restas que suman y estas personas nunca estuvieron vinculadas a la alianza”, manifestó Mendoza al indicar que los legisladores no han demostrado ni un acto de patriotismo o de coherencia política al expresarle su apoyo a Mesa.

Aseguró que luego de las elecciones del 20 de octubre el Movimiento Demócrata Social (MDS) realizará un análisis interno en el partido.