Escucha esta nota aquí

El agua es la bebida más saludable para nuestro organismo y, lo mejor, no tiene calorías. Sin embargo, algunos días podemos antojarnos de algo con más sabor.
Para evitar recurrir a los refrescos azucarados y las gaseosas proponemos una alternativa natural, refrescante y riquísima: el agua con sabores. Además, estas alternativas no tienen colorantes, saborizantes, azúcar, ni nada más que las propiedades que aportan las frutas.

Cómo prepararlas

Puedes usar una base de agua mineral, del grifo, con gas y, si te gustan los sabores más dulces, de coco. No es que una sea mejor que otra, solo depende de tus gustos y de la combinación que desees hacer con el resto de ingredientes. 

Para darle sabor al agua puedes utilizar infusiones, tés y frutas y/o verduras. En el último caso recuerda cortarlas en pedazos pequeños para que puedas meterlas en una botella llena de agua o un bidón si eres de
consumir bastante. Si deseas endulzarlas, un poco de miel y azúcar morena mantienen la línea de lo saludable.

Algunas ideas


Limón con sandia y menta.


Grey con ramas frescas de romero.


Limón con frutillas.

Comentarios