Escucha esta nota aquí

“Acá tranquilo. Sin pánico, pero obediente a todas las disposiciones”, afirma Rodrigo Bellott desde Ámsterdam, la capital de los Países Bajos, que se encuentran en cuarentena desde hace una semana y donde el cineasta boliviano quedó varado hace 10 días.

Bellott había viajado desde Estados Unidos al país europeo para ser parte del estreno de la película Tu me manques, que dirige y cuenta con las actuaciones de Oscar Martínez y Rossy De Palma. Sin embargo, la función fue cancelada a pocas horas del estreno, que formaba parte del festival LGBTQ de Ámsterdam, debido a la prohibición del gobierno de que se realicen eventos con más de 100 personas.

“De aquí me iba a Australia (al Melbourne Film Festival) y de ahí al Festival Internacional de cine de Guadalajara. Pero en 48 horas se cancelaron todos los festivales de cine en el mundo”, contó Bellott.

Luego se cancelaron todos los vuelos internacionales. El cineasta finalmente fue alojado en un departamento en el Barrio de los Museos, en la casa de la fotógrafa Corine Noordembos, que tiene un piso para artistas.

Bellott señaló que, a partir de hoy, las medidas de restricción en la nación europea son más estrictas. El sábado pudo acudir a un supermercado y comprobar el control que se está cumpliendo de acuerdo con el protocolo establecido por las autoridades.

“Es un gobierno súper solvente, que ya han anunciado muchas medidas para ayudar a la gente económicamente. Igual, en Holanda hay más de 600 infectados, la mayoría en la zona sur. Pero la gente se lo está tomando en serio, aunque muchos creen que esto va a pasar en dos semanas. Y no es así. Esto mínimo va a tomar un par de meses, sino el resto del año”, agrega.

Bellott exhorta a los ciudadanos a verle el lado positivo de esta pandemia, de ser conscientes de todo el daño que le hemos hecho al medioambiente. “El mundo entero necesitaba apretar el botón de reset, respirar, parar, cuestionarse, meditar, pasar tiempo con la familia, pasar un tiempo solo. Hay un mensaje detrás de todo esto, la idea no es volver a la normalidad, sino darnos cuenta de que era esa normalidad nos estaba haciendo daño. Espero que todo este tiempo nos sirva para reflexionar y cambiar nuestra manera de interactuar con los seres humanos, con nosotros mismos y con el planeta”, finaliza Bellott.

Comentarios