Escucha esta nota aquí

El mundo de la parrilla y los asados llevan varios siglos siendo parte de la cultura Latinoamericana. Brasil, es uno de los países donde más se puede sentir esta influencia. Además del fútbol, los brasileños tienen un especial ‘amor’ por la carne asada que se ve reflejado en sus menús, sus celebraciones y su día a día.

José Nobre Souza, conocido simplemente como Nobre, a sus veintinueve años, es precisamente uno de los ‘churrasqueros’(como decimos en Santa Cruz) más apasionado y comprometido con el arte de las brasas. Oriundo de Macapá, una pequeña localidad del estado de Amapá en el norte de Brasil, ha dedicado gran parte de su vida a la parrilla. 

El inicio de todo 

“Hay que sentir pasión por estar en la parrilla, por sentir ese calor”, afirma sonriente nuestro protagonista. “En la parrilla puedes quemarte las manos o la ropa, cortarte los dedos, ensuciarte con el carbón y sentir la cara caliente, pero la pasión por el fuego, eso es lo que identifica a un buen parrillero del resto”, Complementa Nobre.

Comenzó preparando churrascos para sus amigos y familiares en Brasil. Ellos lo motivaron a convertir su pasión en su trabajo, y aunque le fue bien en Brasil, la saturación de este mercado hizo que escogiera a Bolivia como su nuevo hogar. Por tal motivo, Nobre llegó a Santa Cruz decidido a incursionar nuevos sabores en los churrascos cruceños. Su más grande creación, el pan de ajo congelado, como acompañamiento. La respuesta del público fue buena; sin embargo, situaciones externas y malos entendidos lo obligaron a desistir y abandonar el proyecto.

Los tres mosqueteros 

Frustrado por esa mala experiencia, Nobre estaba a punto de retornar a Brasil. El destino le tenía otros planes. Conoció a Ronald Burgos y Carlos Caero con quienes congenió desde el primer momento. Los tres comparten una misma pasión por el churrasco. De esa manera, el macapaense se unió a ellos para sumar y dar continuidad a un proyecto que tenían parado hace ya bastante tiempo. Bendito fuego, supone el retorno de Nobre al calor de las brasas, para ofrecer esa sazón que solo él logra en la parrilla.

Bendito Fuego presenta un proyecto enfocado netamente en el mundo parrillero que brinda atención para eventos, cursos completos y, próximamente, lanzarán una línea de ‘acompañamientos’ para churrasco: salsas, panes, etc.


Los consejos

¿Cortes difíciles de preparar? Nada de eso, para nuestro protagonista “no hay corte difícil, lo que hay es paciencia y pasión por lo que se hace”. Nobre recalca la importancia de la espera, pues afirma que eso no debería ser un problema con tal de lograr una carne tierna y jugosa. A continuación, Nuestro churrasquero invitado nos propone importantes consejos importantes para obtener un churrasco exquisito.

Mantener la parrilla limpia. Lo ideal es lavarla con agua, jabón y una esponja o cepillo metálico justo después de terminar de asar la carne, antes de que la parrilla se enfríe del todo. Si olvidaste hacerlo, también puedes limpiarla la próxima vez que vayas a usarla, calentando y restregando grasa o limón por encima.

  • Conservar el sabor natural de la carne. Nobre propone no​condimentar con nada, ni siquiera con sal. Obtendrás una carne blanda y jugosa. 
  • La sal se debe echar al final, después de cortar la carne.
  • Echarle cerveza u otros líquidos mientras la carne está en la parrilla no hará que se ablande, solo la hidratará y hará que adquiera ese sabor.
  • Al sacar la carne de la parrilla, se debe esperar unos minutos antes de cortar. Es necesario dejar que repose un momento para que los jugos se asienten.
  • Un tip para mantener una carne jugosa por más tiempo consiste en sellar a temperatura alta por ambos lados, luego bajar la temperatura y dejar que se cocine lentamente.

Comentarios