Escucha esta nota aquí

Brasil registró hasta este sábado 10.627 muertos por el nuevo coronavirus, según cifras oficiales que dan cuenta de un total de 155.939 casos de contagio confirmados. 

Se trata del país latinoamericano más castigado por la pandemia y el sexto del mundo en número de muertes, que ya superan las 277.000 en todo el planeta.

A pesar de tratarse de una cifra elevada, los científicos proyectan que el balance real de casos podría ser más de 15 veces superior, dada la incapacidad del país de realizar pruebas generalizadas.

En las últimas 24 horas el gobierno registró 10.611 casos nuevos y 730 muertes, una cifra por debajo del récord diario de defunciones registrado el viernes (751). 

Sao Paulo, estado del sureste brasileño con casi 46 millones de habitantes, concentra más de 3.600 muertes y más de 44.400 casos. 

El vecino Rio de Janeiro, donde viven más de 16 millones, le sigue con 1.653 fallecidos y 16.929 contagios. 

Estados menos poblados como Ceará, Pernambuco (noreste) y Amazonas (norte) ya rondan el millar de muertos cada uno.

Resistiendo las presiones del presidente Jair Bolsonaro, que se opone a las medidas de aislamiento por su impacto en la economía, los gobernadores de Sao Paulo y Rio de Janeiro extenderán hasta fines de mayo las medidas de cuarentena parcial vigentes desde marzo. 

Tras superar la marca de 10.000 muertos, el Congreso brasileño decretó un período de luto oficial de tres días y pidió a la población seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias para disminuir el ritmo de contagios mientras el país se prepara para "un retorno seguro y definitivo a la normalidad".