Escucha esta nota aquí

La resolución de un caso de robo de dos computadoras y documentación de dentro de un vehículo que estaba estacionado en el mercado Abasto derivó en que la Policía desbaratara una banda compuesta por miembros de una misma familia. Además, se determinó que estas personas, una mujer, su hija, el esposo de esta, y un menor de edad, se dedican a diversas actividades delictivas y todos tienen antecedentes.

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), a través de su división Propiedades, recibió el anterior viernes la denuncia del ciudadano Willy R. M., quien había dejado su vehículo en inmediaciones del antiguo mercado Abasto para realizar compras. Cuando retornó se encontró con la movilidad con un vidrio roto y sin los equipos y documentos que pertenecen a su empresa. Tras una profunda investigación, la Felcc logró capturar a Zoila J. R., su hija Maribel V. J., el esposo de esta, Bryan D., y un menor de edad.

Todos los aprehendidos tienen antecedentes. El varón como ‘descuidista’, es decir, una persona que se especializa en robos, principalmente en centros de aglomeración donde se aprovecha de gente incauta para arrebatarles sus pertenencias. Además, disponía de un artefacto para cortar vidrios para después abrir las puertas de los vehículos estacionados para robar los objetos que hallaba en el interior. El menor de edad tiene antecedentes por ser ‘lancero’, es decir, arrebataba cosas ‘al vuelo’ y aprovechaba su agilidad para escapar, mientras que las dos mujeres son conocidas ‘pildoritas’ que estaban en poder de sicotrópicos para dormir a sus ocasionales acompañantes y robar sus pertenencias.

Comentarios