Escucha esta nota aquí

Cacerolazos improvisados, vuvuzelas y banderas bolivianas configuraron la marcha de unos 3.000 jóvenes, quienes recorrieron distintas calles de La Paz y acabó en la residencia presidencial, donde los jóvenes cantaron el "cumpleaños feliz" al presidente.

La ruidosa marcha se inició en la avenida Camacho, con la reunión de unos mil jóvenes aproximadamente, que marcharon hacia plaza Murillo en un sábado inusual. 

Los marchistas llegaron hasta la Vicepresidencia, donde la Policía había desplegado un anillo de seguridad de tres cuadras a la redonda de palacio de Gobierno.

Los manifestantes estuvieron 20 minutos, aproximadamente, e iniciaron el largo camino que los llevó a la plaza San Francisco, primero, luego al edificio de la UMSA, pasaron por TVU, canal que lanzó la denuncia de fraude en las elecciones.

Un pequeño grupo se adelantó y llegó a la plaza Abaroa, donde se encuentra el Tribunal Supremo Electoral (TSE), intentaron quemar un cuadro de Evo Morales y una replica de la medalla presidencial, pero el grueso de la manifestación pasó de largo rumbo a la residencia presidencial, en la zona de San Jorge.

Ya eran las 20:00 cuando la marcha, dividida en dos grupos llegó por las avenidas 6 de Agosto y Arce; en su recorrido cientos de vecinos salieron de las ventanas de los edificios para golpear utensilios de cocina e improvisaron un cacerolazo, a medida que la marcha avanzaba a la residencia.

Pocos policías y militares ensayaron una barrera para impedir el paso de la marcha que llegó sin contratiempos. Los jóvenes se sentaron y cantaron la canción de aniversario a Evo Morales, aunque luego la canción derivó en insultos.

Nuevamente, en el lugar, los jóvenes intentaron quemar un cuadro del presidente, pero el jefe policial a cargo les dijo que estaban en zona peligrosa y la quema del cuadro y otros "regalos" al primer mandatario, sería considerado como vandalismo; ante la advertencia policial, los muchachos optaron por el retiro, empezaron a subir hacia la universidad paceña pero se desconcentraron en el camino.