Escucha esta nota aquí

Corresponsal: Limber Cambará

Apegados a la declaratoria que hiciera el Honorable Concejo de San José de Chiquitos, que mediante Ordenanza Municipal N°26/2012 declaró al Carnaval y todas sus expresiones como Patrimonio Cultural, Histórico y Turístico del Municipio de San José de Chiquitos, las autoridades municipales y originarias chiquitanas, además de la Asociación de Agrupaciones Carnavaleras e instituciones cumplen una apretada agenda de actividades, previas a esta importante celebración.      

Cerca de 15.000 posokas (visitantes) llegarán a San José para participar de un Carnaval diferente. La hotelería sigue recibiendo reservas y para poder atender cómodamente, está habilitando casas particulares como albergue.

La coronación de la reina del Carnaval josesano se realiza tradicionalmente el viernes antes del Corso y es una actividad que organizan, con muchas sorpresas, la comparsa Coronadora, la Secretaría de Desarrollo Integral y la Secretaría de Buen Gobierno, apoyados por los responsables de Cultura y Turismo respectivamente. 

El sábado 15 de febrero por la noche se realizó el corso infantil. Los niños viven su propia fiesta organizados en comparsas o unidades educativas, mientras que las comparsas más antiguas de San José preparan para este domingo 16, a las 17:00, un satírico bando con lectura en las cuatro esquinas de la plaza: considerandos, lectura de avisos, carteleras cinematográficas y dedicatorias musicales harán reír a carcajadas a los que estén pendientes. 

En el corso general del 22 de febrero participarán alrededor de 65 comparsas, previo pago de patente de Bs 200, que les permite competir por uno de los premios que se otorga a Mejor uniforme, Mejor traje típico, Mejor carro alegórico con motivo típico o universal, Comparsa más alegre y Comparsa con mejor coreografía. La turística actividad se desenvuelve  después de la coronación de la soberana del Carnaval, que se lleva a cabo el mismo sábado 22 de febrero.  

El cabildo indigenal, que vive la festividad tal como se hacía en la época misional, inicia el Carnaval con el recibimiento de las banderas del jubileo, de manos del párroco, en el atrio del templo. Será el domingo 23, a mediodía, y refleja el permiso de la Iglesia para iniciar con la diversión carnavalera. Este ritual es uno de los más tradicionales de la celebración josesana.

La música autóctona chiquitana, combinada con la de bandas, amplificadores de sonido y orquestas, hará bailar y alegrarse a propios y a posokas durante cinco días de fiesta en casas de espera y en sedes de agrupaciones carnavaleras.

La tradición chiquitana muestra la relación de la festividad pagana con actividades religiosas inculcadas por los sacerdotes jesuitas; las banderas del Jubileo deben ser devueltas al cura párroco, limpias, secas y sin mancha, como señal de que no hubo excesos durante los días de fiesta. Y si hubiera malos carnavaleros, el cura les propina tres chicotazos con un 'cola e peji' en las puertas del templo.

La municipalidad josesana invierte más de Bs 100.000 para resaltar, promocionar y posicionar su carnaval como destino turístico imperdible.

Comentarios