Escucha esta nota aquí

Roxana Escobar

Son muchas las interrogantes que seguro nos preguntamos sobre cómo serán las bodas post coronavirus, después de tremendo cambio de hábitos que dejará la pandemia mundial.  Y esto, con seguridad, impactará más en una ciudad capital como Santa Cruz de la Sierra, donde gran parte de la población se caracteriza por ser alegre y fiestera, dada su idiosincrasia y condiciones clima cálido. Generalmente le gusta invitar a mucha gente para compartir y divertirse. 

No se trata de una preocupación únicamente local, sino mundial. De hecho, la revista Vogue, en un reportaje periodístico publicado en abril, explica los nuevos desafíos que se vienen para los expertos en boda (diseñadores de vestidos de novias y Wedding planner).

Vogue reflexiona si existe algún evento más incompatible con la distancia social que una boda. Y es cierto. Este será uno de los mayores desafíos para las uniones futuras. En España se celebraron en 2018, según datos del Instituto Nacional de Estadística, 167.613 enlaces matrimoniales. Una cifra que durante al crisis del covid-19 se ha visto paralizada, ya que desde finales de diciembre de 2019, cuando el coronavirus comenzó a infectar a las primeras personas en China, la contratación de servicios asociados se ha reducido un 43%.

  "Vivimos una situación única, sin precedentes, apuntaba Camille Russler, propietaria de la boutique Ever After. "Todo lo que ahora vivamos nos servirá para aprender , para saber afrontar contratiempos y flexibilizarnos", señalaba. "Hace unos meses vaticinaba que 2021 sería el año de la novia trendy. El de la mujer muy informada sobre tendencia que busca un vestido a la moda para casarse", contó Alexandra Macon, redactora de Novias de Vogue USA. "Ahora creo que será todo lo contrario", se desdijo con humor, apunta la revista Vogue.

Lo que se viene 

Educarse en temas de higiene y bioseguridad es uno de los desafíos de las empresas dedicadas a la organización de eventos masivos, entre ellos bodas.  Tenemos que exigir a nuestra red de proveedores, por ejemplo, aplicar todas las medidas de higiene, desinfección, bioseguridad y protección, tanto para los productos como para todo el personal, adelanta Ximena Jiménez, experta en planificación de bodas y organización de eventos corporativos, y añade que se tendrá que tomar las medidas en función de lo que instruyan las autoridades locales y nacionales.

Los salones para fiestas tendrán también que aplicar medidas que puedan garantizar el distanciamiento social. La empresaria cita algunos ejemplos de los cambios que se vienen, como invitaciones virtuales, degustación del menú  que se servirá durante la boda llevar hasta el domicilio de los novios y no viceversa. "Habrá cambios en el estilo de hacer la bodas, porque como industria estamos muy unida y capacitándonos para tomar en cuenta todos estos aspectos, sin embargo, creemos que como cultura cruceña, que se caracteriza por ser alegre y festiva, una vez controlada la pandemia mundial, vamos a poder realizar las fiestas grandes y con mucha gente", puntualizó.

Pese a los cambios, Jiménez se muestra optimista, puesto que considera que lo bueno de los seres humanos es su gran capacidad de adaptación que tienen. Y eso es lo que ella ha hecho. Hoy la tecnología se ha convertido en una de sus principales herramientas. De hecho, ya las está aplicando en sus eventos corporativos. 


Considera que todos, clientes, proveedores y organizadores tendrán que adaptarse y reinventarse, ahí se centra el éxito. Si bien es difícil llevar a cabo una boda virtual, pero sí planificarla.

Un antes y un después

Definitivamente el mundo de los eventos tendrá un antes y un después, firma Elina Terrazas, cuando le preguntamos sobre las bodas después del coronavirus. "Si bien las bodas han tenido que reprogramarse, decimos que el amor no se cancela, solo se posterga su celebración" añade. Por ello y para ello, las empresas organizadoras de eventos y todos los proveedores y profesionales que dan servicios a esta industria siguen trabajando.

"La adaptación ha sido clave, ya que el uso de la tecnología es nuestro mejor aliado para seguir en contacto con nuestros clientes que siguen en el papel de novios, organizando y preseleccionando los servicios para su boda. Cada reunión virtual se ha tornado en momentos muy divertidos llenos de esperanza de llegar pronto a ese gran día", sostuvo Terrazas. Asimismo, en cuanto al despliegue del evento en si, es lo que los ha puesto a trabajar a todos como equipo, como industria, creando los nuevos protocolos para estar listos al momento que les toque brindar sus servicios. Organizadores, decoradores, catering, pastelerías, fotógrafos, videógrafos, músicos, decoradores, etc. "El reto es adoptar algunas reglas que podrán existir, y es ahí donde los profesionales debemos hacer que toda fluya y que sea grato y memorable", adelantó Terrazas a tiempo de mostrarse optimista.


Comentarios