Escucha esta nota aquí

El ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, dijo que todos los connacionales que retornen al país no tendrán ningún impedimento en ingresar, pero que cada uno de ellos deberá realizar una declaración jurada respecto a su estado de salud y los contactos que tuvieron antes de volver a Bolivia, ya que de verificarse una situación contraria a la expuesta en este documento se actuará de acuerdo a lo que establece la ley.

"Queremos informar a los bolivianos que procuren retornar al país por las fronteras que deberán firmar una declaración jurada ante autoridades de Migración, de tal manera que si han proporcionado información falsa o inexacta serán sometidos a la ley", concluyó su comunicado Núñez, luego de haber calificado de personas que no tienen solidaridad con los compatriotas a todos aquellos que provocaron incidentes al enterarse de la llegada a sus regiones de connacionales que volvieron del exterior por causa del coronavirus.

La autoridad gubernamental también dijo que si una vez realizados los protocolos de control que se hacen en las fronteras con estos connacionales, alguno de ellos tienen síntomas de ser sospechoso de portar el Covid-19, será aislado inmediatamente para someterlos a otros análisis complementarios. En el caso de personas sospechosas de haber sido contactos de otros que si estuvieran con el coronavirus, el ministro Núñez dijo que se los pondrá en aislamiento preventivo en sus domicilios durante los siguientes 14 días.

Actualmente al país han retornado, de acuerdo con el reporte del Ministerio de la Presidencia, 360 personas desde Chile, por la frontera de Pisiga; 45 connacionales desde Brasil, por la frontera de Puerto Quijarro, y llegaron en un vuelo charter 82 bolivianos desde Lima, Perú. "Todos fueron sometidos a controles de bioseguridad estrictos", enfatizó Núñez.

Por ejemplo, a Sucre llegaron hoy 58 chuquisaqueños que estaban en Chile. En principio fueron llevados hasta los ambientes que utilizaron los deportistas en la Villa Bolivariana, pero por la tarde fueron redistribuidos. Un grupo se quedó en los espacios de la villa, otros fueron enviados hasta los ambientes del estadium Patria y otros al centro de acogida Acción Social, en la zona oeste de la capital del país. Las autoridades indicaron que allí se quedarán por los siguientes 14 días.

En el caso de Cochabamba, un grupo de vecinos de la Villa Suramericana protagonizaron protestas ante la llegada de personas que dejaron Chile para volver al país. Temen que los recién llegados se encuentren contagiados por el coronavirus, y expresaron que están molestos porque hay personas dentro de la villa, sin alimentarse.

Las fuerzas públicas de Cochabamba, militares y policías, resguardan el lugar y explicaron a los vecinos molestos que los que llegaron desde Chile son gente que fue despedida de sus trabajos en el vecino país y que deben pasar la noche en ese ambiente para que luego sean derivados a sus departamentos de origen, como ser Sucre, Tarija y Potosí. 

Un efectivo militar aclaró a los vecinos que ninguno de los connacionales que llegaron desde Chile estaba enfermo y que no tenían sospecha de estar contagiado con el Covid-19. 

En la frontera de Bolivia con Chile, en Pisiga, se realizó una reunión entre las autoridades del pueblo, del municipio de Sabaya y de la Gobernación de Oruro en la que estuvieron presentes los ministro de Obras Públicas, Iván Arias, y el de Defensa, Fernando López, que verificaron los controles que se deben realizar a los connacionales que están retornando al país y se comprometieron a dar los insumos y materiales necesarios para hacer efectiva esta tarea. 

Comentarios