Escucha esta nota aquí

Soledad Prado/Yapacaní 

Son quince las personas que llegaron de Chile, Argentina y España, una de ellas embarazada. A todas ellas la autoridades de salud les está haciendo seguimiento para descartar cualquier síntomas de coronavirus.

La directora municipal de salud, Carola Sosa, informó de que de las 15 personas dos ya cumplieron sus 15 días de seguimiento y no presentaron ningún síntomas del Covid 19. 

El resto de los compatriotas que retornaron al país continuarán aislados en sus domicilios, son vigilados por los responsables de los consultorios vecinales que se tienen distribuidos por los barrios. 

Cinco de estos pacientes se encuentran en el km 40 Puerto Avaroa. Los comunarios pidieron la presencia de las autoridades, que se hicieron presentes para socializar la información referente a los síntomas, contagio, cuidados y los protocolos a seguir para detectar a los enfermos con coronavirus. 

Habilitan números de emergencia

Ante la falsa información que circula en las redes sociales sobre posibles casos positivos en Yapacaní, el sector salud habilitó números de emergencia donde la población puede resolver las dudas que tenga sobre la enfermedad. 

Al paciente que llama se le hacen once preguntas para el llenado de un formulario y, según el resultado, se les guiará si corresponde que vayan al hospital o se le hará seguimiento en sus domicilios.

Puerto Avaroa pide control

Los comunarios de Puerto Avaroa  están preocupados por el constante trajín de personas provenientes del Chapare. Piden a las autoridades más control para evitar la propagación del coronavirus.

La subalcaldesa de la zona, Caledonia Balderrama, manifestó a EL DEBER su preocupación por las constantes idas y venidas de personas del Chapare. "Hemos trancado nuestras calles para evitar que circulen por aquí. No están respetando la cuarentena” explicó. 

Balderrama llamó a distintas autoridades del municipio para dar a conocer la situación, pero no fue escuchada. Los vecinos del lugar manifestaron que la gente que viene del trópico cochabambino estaría acarreando combustible y para evitar que ingresen a la comunidad han puesto promontorios de tierra, pero ni así lo han logrado ya que la gente se da modos para llevar gasolina. 

"Hacen llegar bidones en moto y al otro lado ya están esperándolos. Les hemos reclamado y nos han querido agredir”, comentó una vecina.

Comentarios