Escucha esta nota aquí

Desde ayer se puede ver en la ciudad de El Alto, Gigantografías con imágenes sangrientas de los sucesos registrados durante octubre de 2003, en la denominada ‘guerra por el gas’. 

Tal situación desató múltiples reacciones en las redes sociales que se llenaron de críticas por la 'intencionalidad política' y la falta de tacto en el contenido.

“Despreciable, bajo, indolente, abusivo. Y hay más términos para estar en contra que la guerra política haya utilizado imágenes de niños muertos en gigantografías para atacar en elecciones. Sanción judicial a los autores y las empresas que se prestaron a publicar estos impresos” (sic), escribió en su cuenta en Twitter el periodista John Arandia.

Algunos atribuyen el hecho a un intento de recordarle a la población la gestión que tuvo el ahora candidato de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, como vicepresidente de Gonzalo Sánchez de Lozada, tildándolo como parte de la “guerra sucia”.

Mientras que la comunicadora, Verónica Rocha, posteó: “Despierto y sigo bastante encabronada por las gigantografías con fotos de algunas víctimas de octubre en #ElAlto. Quizás no debí sorprenderme pues el gonismo ha tenido la alfombra tendida en toda la campaña para hacer lo que quiso, pero me puede el asco y la falta de límites”.

Desde CC atribuyen al oficialismo el hecho. “Es un proceso lamentable por parte del MAS, es el tipo de campaña que decidió llevar el Gobierno en contra de la candidatura de Carlos Mesa. Esa guerra sucia es algo”, dijo a ANF Ricardo Paz, jefe de campaña de Mesa.

“NO, usar el dolor de las personas que hasta hoy no hallan justicia luego de octubre de 2003 para hacer campaña no es humano, no es digno y no es democrático”, acotó el también presentador de televisión, Ángel Careaga.