Escucha esta nota aquí

Sos lo que comés. La clave para tener una salud de hierro está en tu alimentación los antioxidantes son una parte fundamental dentro de ella. ¿Sabías que en tu día a día te enfrentás a muchos agentes nocivos para tu salud? Los rayos UV, el estrés, los pesticidas, el tabaco o la contaminación ambiental son solo algunos de los peligros que acechan y los alimentos antioxidantes forman la primera barrera defensiva contra las enfermedades que tienen origen en el estrés oxidativo.

El Alzheimer, algunos tipos de cáncer, la diabetes y el envejecimiento prematuro se pueden prevenir y combatir en cierta medida si se incluyen a tu dieta los alimentos con antioxidantes.

¿Qué son los antioxidantes?

Un antioxidante es una molécula que retrasa o inhibe la oxidación de otras moléculas; esto quiere decir, que estas moléculas antioxidantes tienen un efecto beneficioso en vos, manteniendo a las demás células jóvenes, protegiéndolas de los radicales libres y retrasando su oxidación natural, lo que prolonga su vida útil, manteniéndote saludable.

Algunas vitaminas, enzimas, minerales y otras sustancias que contienen los alimentos naturales tienen propiedades antioxidantes. Mira esta lista.

Tomate

La principal ventaja del tomate es que se puede consumir de diferentes maneras, como ensaladas, salsas o zumos. Protege nuestra salud y combate el envejecimiento gracias a sus antioxidantes, entre los que destaca sin duda el licopeno. Se ha demostrado que el licopeno o las sustancias que lo contienen son capaces de reducir la síntesis de colesterol, de disminuir la oxidación del LDL, de contribuir a la bajada de presión en pacientes hipertensos y de desarrollar un efecto antitrombótico reduciendo la activación y la agregación plaquetaria.


Alcachofa

Las alcachofas poseen una gran cantidad de fitonutrientes y polifenoles, por lo que son un fantástico antioxidante. Además, tiene otras cualidades: son diuréticas, ayudan a combatir los triglicéridos en sangre y regulan nuestro colesterol, y sus propiedades digestivas la hacen ideal para tratar enfermedades como el ácido úrico, el reuma y los problemas de cálculos en la vesícula biliar. Está también relacionada con la salud de la memoria. En suma, la alcachofa es un superalimento.

Canela

Además de estar riquísima y poder usarla en diferentes tipos de postres, la canela ha sido utilizada como un agente antifúngico y mejora la digestión. Como muchas otras especias, es antimicrobiana, ayuda a combatir el mal aliento y resulta de gran interés para mejorar la sensibilidad a la insulina. También es un potente antioxidante y protege contra el cáncer colorrectal. No obstante, no toda la canela es igual: existen dos tipos, la Cassia (que tiene un alto nivel de cumarina, que en grandes cantidades puede suponer una amenaza para el hígado) y la Ceilán. Por último, la canela es una gran fuente de calcio, por lo que también puede servir para mantener huesos fuertes.

Chocolate negro

Cuanto más cacao tenga, mejor. Se considera chocolate negro cuando tiene un mínimo del 70 por ciento. El único problema es que el chocolate negro es bastante calórico, por lo que hay que tomarlo con mesura. Contiene antioxidantes importantísimos como los flavonoides y los polifenoles, que ayudan a liberar el organismo de radicales libres y posee grasas saludables. Además, estimula la producción de endorfinas, las hormonas del placer y la felicidad, y está riquísimo, que es lo más importante.


Ajo

Posee una demostrada eficacia en la lucha contra todo tipo de enfermedades, desde el cáncer hasta el resfriado común. Asimismo, aumenta la producción de testosterona para construir músculo y disminuye la hormona cortisol del estrés. Por si fuera poco, mejora la función del sistema inmune y la función hepática y aporta vitamina B6, vitamina C, selenio y manganeso. Cocinar con ajo es sinónimo de salud, y con 2-3 dientes de ajo diarios, mejor.


Brócoli

Esta verdura crucífera es fundamental para la salud, así que no debe faltar en la cocina. Posee importantes propiedades anticancerígenas gracias a que tiene un fitonutriente llamado sulforafano. También tiene gran contenido en vitaminas A, C, E y minerales como el zinc o el potasio. Asimismo, es muy útil contra el estreñimiento gracias a su contenido en fibra, y protege de la hipertensión arterial por su contenido en cromo, un mineral encargado de regular la glucosa en sangre.


Té verde

El té verde es un tipo de té que no ha sufrido oxidación durante su procesado porque las hojas se recogen frescas para después secarlas. Posee un contenido muy alto en polifenoles, que funcionan en el cuerpo con otras sustancias químicas para aumentar los niveles de oxidación de la grasa. Por supuesto, el té verde también posee efectos anticancerígenos, como han revisado algunos estudios, y consumido con moderación reduce el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular. Se estima que lo mejor es beber unas dos o tres tazas de té verde al día para encontrar todos los beneficios.


Salmón 

A los beneficios de los pescados azules con omega 3, como el salmón, suma que es rico en astaxantina, un potente antioxidante relacionado con la salud celular de la vista y la piel.


Frutos secos

Los frutos secos contienen grasas saludables insaturadas, son una excelente fuente de energía, y algunos, como la nuez y la avellana, contienen quercetina, que es un excelente antioxidante.


Bayas

Las bayas contienen fitoquímicos que inhiben la unión de ciertos carcinógenos al ADN; además de vitamina C, carotenoides, y minerales antioxidantes como el zinc y el hierro. Las mejores bayas son las frambuesas, las fresas, las moras y los arándanos.


Comentarios