Escucha esta nota aquí

La cuarentena por el coronavirus hizo que la sociedad cambie algunos hábitos y adquiera otros, sobre todo los relacionados con el cuidado de la salud y la higiene personal. También ha puesto en alerta a los padres de niños, que deben ser vigilados para evitar cualquier contratiempo, como es el caso de las intoxicaciones a causa de ingerir o absorber gases de productos desinfectantes tan común en estos días de lucha contra el Covid-19.

El médico pediatra Darío Barreto manifestó que ahora que se está usando abundantes desinfectantes y productos de limpieza en las casas, los adultos o padres de familia deben tener mucho cuidado con estos productos, pues pueden estar al alcance de los niños y causarle daños a su salud.

Los purificadores más comunes que se tienen actualmente en el hogar son la lavandina, diversos tipos de desinfectantes que vienen en varios envases, productos para la limpieza de los pisos y los baños, además de alcohol en gel y líquido.

Todos ellos deben estar guardados en lugares que no estén al alcance de los pequeños. En sitios altos, en alacenas o depósitos alejados de la vista de los chicos. Se recomienda que tengan tapas con seguridad, para que si es alcanzado por un menor no lo pueda abrir.

De igual manera cuando se realice la desinfección o limpieza de pisos, baños o cualquier lugar de la casa, que no estén presente los niños, pueden inhalar el producto o el vapor que emite y se pueden intoxicar

Igualmente se recomienda a los adultos utilizar barbijos y guantes desechables cuando realicen labores de limpieza en el hogar, pues ellos también pueden sufrir de intoxicación.

El pediatra Barreto explica que desde que un niño tiene autonomía de locomoción, es decir que se mueve por sí mismo, que se para y da sus primeros pasos, hay que tener mucho cuidado con  todo lo que está a su alcance. Para que se distraiga se le debe dar solo juguetes, no otro tipo de objetos.

Que hacer en caso de intoxicación?

Los accidentes en el hogar suceden a menudo, más si hay niños pequeños. Lo primero que se recomienda es prevenir este tipo de incidentes. Se sabe que los chicos son inquietos y dañinos, que quieren tener en sus manos los objetos que los mayores manipulan en la limpieza, pues muchos de ellos tienen colores llamativos. Entonces todos estos productos deben estar lejos del alcance de los chicos.

Si se diera el caso de que un menor de edad ingirió un producto desinfectante o de limpieza, o inhaló el vapor de los mismos se debe actuar rápidatamente y así:

* Las personas mayores deben serenarse, calmarse y no entrar en pánico. Ponerse nervioso no ayuda en nada, al contrario, perjudica.

* Al chico intoxicado no se le debe dar nada de beber ni de comer, ni leche, ni agua. Tampoco se debe tratar de hacerlo vomitar, creyendo que expulsando lo ingerido se va a mejorar, y lo único que se consigue es volver a dañar la laringe y el esófago con el producto corrosivo consumido.

* De inmediato se lo debe llevar al centro médico más cercano de la casa o llamar al número telefónico 168, del servicio de ambulancia de emergencia, que lo trasladará a una clínica u hospital, en Santa Cruz de la Sierra.

* La persona que acompañe al niño debe tratar de llevar la etiqueta o envase del producto que ingirió, para que los médicos sepan exactamente qué tomó y puedan realizar el tratamiento médico adecuado.

* En el centro médico le realizarán un lavado de intestinos y estómago para eliminar la sustancia dañina consumida. Luego iniciarán un tratamiento para su recuperación.

Cuando se actúa de manera rápida y serena, se puede evitar mayores daños a la salud del menor.

Arcos desinfectantes, crúcelos con precaución

Uno de los objetos más populares en estos tiempos de pandemia son los arcos, túneles o cabinas de desinfección. Han sido colocados al ingreso de instituciones públicas y privadas, con el propósito de terminar con los posibles virus que las personas puedan llevar en su ropa.

El médico infectólogo boliviano Juan Saavedra fue categórico al expresar que los arcos, túneles o cabinas de desinfección no sirven para lo que fueron creados.

Indico que estos elementos por los que pasa la gente no combaten al coronavirus. Dijo que se creía que se exterminaba al virus rociando a las personas por cinco o 10 segundos. Sin embargo, eso no sucede, y peor aún, puede ocasionar perjuicios colaterales a la salud de quien es rociado en los arcos de desinfección.

Estos túneles utilizan normalmente desinfectantes o hipoclorito de sodio (lavandina) diluida con agua, que no terminan con el virus que se está combatiendo.

El infectólogo explicó que, para exterminar al Covid-19, la persona tendría que permanecer por cinco minutos en el túnel de desinfección, lo que es imposible, pues estos se colocan en lugares de alto tráfico de personas.

Además de no cumplir con el objetivo de eliminar al virus, estos arcos traen consigo perjuicios a la persona. Daña a las mucosas del cuerpo, a los ojos, al sistema respiratorio, a la garganta, a la piel y hasta a la ropa.

Una persona que tiene asma, problemas respiratorios y piel sensible no debe pasar por dichos túneles, expresó Juan Saavedra.

Aconseja que en los lugares de alto tráfico de personas se sigan los procedimientos recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que es inicialmente tomar la temperatura a la persona. Luego revisar que lleve barbijo y proporcionarle alcohol en gel para que se ponga en las manos.

En EEUU, México, Singapur, Filipinas, España, Alemania, Italia, Francia han sido retirados los arcos de desinfección, pues se probó que no cumplen con el objetivo para el que fueron creados, que es e de terminar con el coronavirus.