Escucha esta nota aquí

Mediante un comunicado, la Defensoría del Pueblo anunció que personal de las 18 oficinas, que tiene en todo el país, harán seguimiento al desarrollo de las elecciones generales del próximo 20 de octubre, a través de un “monitoreo que permitirá identificar eventuales hechos de conflictividad e intervenir para evitar que se vulneren derechos humanos”.

La titular de esa instancia, Nadia Cruz, exhortó a la población a “asistir a las urnas con un profundo espíritu de concertación y encuentro, en el marco de ejercer su derecho político a elegir y garantizar el derecho de cerca de 3.000 ciudadanos a poder ser elegidos”.

 “El acto democrático del domingo deberá dirimir las diferencias ideológicas y políticas en pleno respeto de las diferencias, y se espera que éstas puedan ser debatidas en otros espacios institucionales como será la Asamblea Legislativa Plurinacional, donde las acciones de Gobierno que se debatan prioricen la vigencia de los derechos humanos y favorezcan a las poblaciones más vulnerables; dejando atrás las agresiones verbales y físicas, los actos discriminatorios y racistas, y la intolerancia que se ha vivido en el último tramo preelectoral”, manifestó.

Además, pidió a la población ser respetuosa de las disposiciones emitidas en los autos de buen gobierno emitidos por los gobiernos departamentales, acatarlos y cumplirlos; también pidió una “larga pausa en el belicismo de las redes sociales a fin de fortalecer este proceso democrático y no dañar a la población boliviana con mensajes de intolerancia política, publicaciones ofensivas, racistas o discriminatorias”.