Escucha esta nota aquí

Llegaron en octubre desde Estados Unidos y desde febrero permanecían bajo investigación en el hangar presidencial del aeropuerto de Viru Viru. Finalmente se supo el resultado de las pruebas de microaspirado realizadas por peritos químicos forenses del Centro de Investigaciones Técnicas Científicas en Toxicología y Sustancias Controladas. El resultado fue negativo.

Se trata de las avionetas matrícula N8237Y de color blanco combinado con franjas azul y celeste y la N986GM de color blanco combinado con franjas café y naranja de propiedad del pastor evangélico David Lee Gattes y Gonzalo Iglesias. Con el resultado de las pruebas, ambas aeronaves podrán continuar con sus trámites de nacionalización.

El pasado 5 de febrero, las naves fueron precintadas por la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico y la Fiscalía de Sustancias Controladas. El argumento apuntaba al abandono de ambas avionetas. El 18 de febrero se practicó el microaspirado con la toma de muestras por parte de peritos químicos forenses. Tras la toma de muestras a las dos naves, se emitió el dictamen técnico pericial con la firma de la bioquímica forense, Marianela Gutiérrez. 

En cinco muestras colectadas a la avioneta matrícula N8237Y no se encontró partículas de sustancias controladas. Del mismo modo en nueve muestras colectadas a la nave matrícula N986GM tampoco se encontró partículas de sustancias controladas. El dictamen técnico pericial ya fue de conocimiento de la Fiscalía de Sustancias Controladas de Santa Cruz.

El abogado Erwin Viera Mejía celebró el resultado emitido por el dictamen pericial que desvirtúa totalmente la existencia de droga en las avionetas. Agregó que, por justicia, corresponde a la Fiscalía de Sustancias Controladas dictar el archivo de obrados y ordenar el desprecintado de las naves para que los propietarios continúen con el trámite de nacionalización.

Viera señaló que las aeronaves salieron de Estados Unidos con la finalidad de realizar tareas de ayuda humanitaria en el área de la salud. Para su despegue en el país del norte contaban con la debida autorización y siguieron la ruta trazada por los aeropuertos internacionales.

La única entrada autorizada a Bolivia fue vía Guayaramerín por fines de abastecimiento de combustible. Luego llegaron al aeropuerto El Trompillo y finalmente al hangar presidencial en Viru Viru.  Afirmó que estaban allí con el permiso de las autoridades de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) mientras realizaban el proceso de nacionalización. 

Nunca estuvieron abandonadas y fueron precintadas sin la presencia de los propietarios, pero Dios nos hizo justicia, porque nunca fueron utilizadas en actividades del narcotráfico, solo en ayuda humanitaria de salud, esa es la única verdad”, dijo Viera.

Comentarios