Escucha esta nota aquí

Diez funcionarios de la Unidad de Víctimas Especiales entraron en cuarentena. Los servidores públicos atendieron a una niña que fue una posible víctima de abuso sexual. La pequeña pernoctó en un hogar porque no había ningún familiar disponible. A la mañana siguiente, la pequeña despertó con fiebre. 

Rossy Valencia, secretaria municipal de Desarrollo Humano, confirmó que inicialmente debían ingresar tres funcionarios en cuarentena, pero que por seguridad, ingresaron diez. 

Todas esas personas ya no están acudiendo al trabajo. Inmediatamente empezaron a aplicarse las medidas de bioseguridad recomendadas por la secretaría de salud del municipio. 

"Ninguno tiene síntomas y los resultados se conocerán mañana", dice la secretaria Valencia. 

Las instalaciones de la Unidad de Víctimas Especiales han sido desinfectadas ayer y hoy, pero por seguridad se seguirá desinfectando el lugar hasta el lunes, día en que se retomará la atención para casos de emergencia. 

La atención en la central de la UVE se realiza de 8:00 a 16:00 de forma continua. Los funcionarios estaban ayer por la tarde en el laboratorio para tomarse la prueba. Algunos estaban muy preocupados, pese a que no presentaban síntomas. 

El hogar donde pernoctó la niña también está en proceso de desinfección.