Escucha esta nota aquí

Los 38 artículos, cuatro disposiciones transitorias, dos finales y dos abrogatorias, el pleno de la Cámara de Diputados empezó el tratamiento de la nueva Ley de Ascensos de la Policía Boliviana, documento que ya provocó protestas de los policías pasivos y que fueron minimizadas por el ministro de Gobierno, Carlos Del Castillo.


La presidenta de la comisión de Gobierno, Magaly Gómez es la encargada de explicar el contenido de la norma y los detalles que tiene la nueva propuesta.


A partir de esta norma habrá una convocatoria nacional para todos los interesados en ascender de rango. Crea el escalafón de la carrera de generales y el escalafón de la carrera policial. En el primer caso se crean tres rangos de generales: general superior, general mayor y general primero. Los jefes policiales estarán conformados por: coronel, teniente coronel y mayor. Los oficiales serán capitanes, tenientes y subtenientes.


La propuesta define el escalafón policial, estableciendo las categorías divididas jerárquicamente en el escalafón de la carrera de generales y el escalafón de la carrera policial, tanto de las y los servidores públicos de carrera como aquellos policías de servicios.


También establece una estructura de Mando Policial que estará conformado del siguiente modo: Presidente del Estado, Ministro de Gobierno, Comandante General, Sub Comandante y Jefe del Estado Mayor, Suboficial de Estado Mayor.


El artículo 13 señala que para ser comandante de la Policía se requiere ostentar el grado de General Superior y será otorgado por el Presidente del Estado. Lo mismo sucederá para los casos de General Mayor y General Primero.


En el caso de los coroneles que deben ascender a generales, estos deben presentarse a la convocatoria nacional que saque el Comando General, avalado por el Ministerio de Gobierno. A partir de ese cargo, todos los jefes y oficiales deben presentarse a esas convocatorias si desean ascender.


Oficialistas y opositores empezaron con el debate acusándose mutuamente. Los oficialistas afirman que con esta ley se acabaron los “llunk’us” (aduladores) entre los oficiales de la Policía; mientras que los opositores aseguran que con esta Ley se ratifica la persecución en contra de los que participaron en el motín de 2019.


Los diputados opositores reclamaron la presencia del ministro de Gobierno, Carlos Del Castillo, y dijeron que no se presenta porque no tiene cara para hacerlo luego de los insultos que profirió en la interpelación de hace dos semanas.  



Comentarios