Escucha esta nota aquí

Preside la Federación de Empresarios Privados de Beni. Afirma que este sector visibiliza un sinfín de oportunidades después de la actualización y aprobación del PLUS. Ve que el departamento beniano puede convertirse en el más desarrollado de Bolivia en la próxima década.

¿Qué lectura deja la aprobación del nuevo PLUS en Beni? 

Estamos contentos porque se abren muchas oportunidades importantes de inversión, tanto privadas como públicas, y un sinfín de posibles negocios que beneficiarán a los sectores de la economía formal de Beni, entre otros, gastronómico, hotelero, comercio y transporte. Vemos que todo lo que implica la cadena productiva, sea agrícola y ganadera, se va a beneficiar con este instrumento que viabiliza la capacidad de uso mayor de la tierra, algo que era justo y que después de mucho tiempo llegó a Beni. Con esas cuatro a cinco millones de hectáreas que se habilitaron para desarrollar agricultura y ganadería extensiva despegarán las inversiones. 

¿Cuáles son los planes del empresariado?

Los sectores de la economía formal y el ganadero se unirán. Se articulará una especie de Cámara Agropecuaria del Beni para trazar la hoja de ruta que vamos a seguir. La coyuntura política ha postergado la convocatoria para que nos sentemos a definir el conjunto de acciones que vamos a encarar entre todos los sectores económicos del departamento. Creemos que la expansión del cultivo de arroz va a despegar más rápido porque ellos tienen unas 30.000 hectáreas trabajadas desde hace varios años y seguramente la frontera de este sembradío se ampliará rápido. Los ganaderos deberán planificar qué hacer con su tierra, si sembrarán más pasto o incursionarán en el área agrícola. Tenemos que planificar y evaluar los alcances y beneficios para encarar una inversión adecuada, que tenga su efecto positivo en el tema del flujo. Las oportunidades son muy grandes -más de 5 millones de hectáreas- y vamos a trabajar para encarar esa circunstancia. 

¿Beni se convertirá en el nuevo granero y centro de desarrollo pecuario de Bolivia? 

Sin duda. Siempre ha sido un polo productivo pecuario, aunque en los últimos años Santa Cruz lo ha superado en número de cabezas. Con la extensión de tierra que dispone Beni seguramente el hato ganadero se incrementará de manera exponencial y también se volverá un polo de producción de granos. Las condiciones están dadas con el tema de la hidrovía para sacar los granos a mercados de ultramar, sea al Atlántico o Pacífico por la hidrovía Ichilo-Mamoré-Madeira. Creo que la oportunidad para los cultivadores de grano también será importante.

¿Usted cree que las condiciones están dadas para invertir en el departamento de Beni? 

Aún faltan condiciones desde la parte pública. Desde hace tres meses, venimos trabajando con el ministro de Energía que fue nombrado coordinador de Beni, en representación del Gobierno, para discutir diferentes temas, el fundamental relacionado con la tarifa eléctrica. Creemos que el costo de la energía condiciona el desarrollo de Beni. Es el más alto de Bolivia, por eso, hemos pedido que se revise y que sea lo más justo posible para que la población tenga un costo de energía razonable que incentive, además, la llegada de inversionistas. Necesitamos una tarifa justa que permita a los empresarios nacionales y extranjeros, que aterricen en Beni, tener un retorno de su inversión. 

La hidrovía es otro tema. Tenemos que sentarnos con el Gobierno para definir cuál será la estrategia para desarrollar la hidrovía Ichilo-Mamoré-Madeira y definir dónde invertirán los privados, dónde se necesita de la inversión pública. Necesitamos apoyo del Gobierno desarrollar el complejo cárnico. Nos gustaría que sea una alianza público-privado. Vemos una oportunidad enorme para comercializar la carne de Beni al occidente de Bolivia, a través de la hidrovía, podríamos llegar a Cochabamba, Oruro, La Paz y Potosí y de la misma manera, por la hidrovía, podríamos llegar a los mercados de exportación de carne bovina, China y Rusia. Necesitamos seguridad jurídica mayor a la que actualmente tenemos para invertir, condiciones para acceder a crédito y la expansión del plan de infraestructura productiva. La oportunidad es enorme y Beni aspira a convertirse en el departamento más desarrollado del país en la próxima década.

¿Desarrollarán un nuevo modelo o seguirán el know how productivo de Santa Cruz? 

Vamos a seguir la línea de Santa Cruz. No hay nada que inventar. Vamos a generar un intercambio de tecnología del modelo productivo cruceño y brasileño, que son nuestros vecinos. Hay que tratar de copiar, de mejorar si es posible, pero los modelos están y solo habrá que adaptarlos. 

¿Cuánto estima invertir el sector empresarial en Beni? 

En la parte ganadera se invertirá para sembrar pasto cultivado, adquisición de vientre para aumentar el hato ganadero y un complejo cárnico para no depender de Santa Cruz. En el ámbito agrícola se invertirá en la preparación de suelos, maquinaria, semillas y un sinfín de otros implementos para trabajar la tierra. La inversión estimada para la próxima década alcanzará por lo menos $us 500 millones. La economía de Beni está muy deprimida y registra el menor rango per cápita y ahora esperamos, con el nuevo PLUS, generar fuentes de empleo y mayor dinamismo económico en el ámbito hotelero, turístico y gastronómico. La apuesta será sacar a Beni de la pobreza. La proyección es expandir el hato bovino un 30% y, el área agrícola, que alcance dos millones de hectáreas.